NEWSLETTER | PUBLICIDAD |
EDICIÓN ESPAÑA

Francia: el ecologismo de los autocares, objetivo imposible

 

Los operadores de autocares en Francia están a punto de rebelarse por culpa de las políticas ambientalistas del gobierno. O de los gobiernos, porque también afecta a las municipalidades. Por un lado están enfadado porque París ha creado una ayuda para la compra de autocares eléctricos o de hidrógeno cuando hoy los autocares de hidrógeno no existen y encontrar un enchufe para el bus eléctrico es una aventura, por lo que no es posible transportar turistas en esas condiciones. El segundo problema es que las municipalidades ya están anunciando límites a la entrada de autocares diesel, cuando aún el 99 por ciento de la flota va a gasoil.

Jean-Sébastien Barrault, presidente de la Federación Nacional de Transportistas de Viajeros (FNTV), indica que a sus afiliados les gustaría poder emplear estas ayudas que pueden llegar hasta los 30 mil euros. Pero sobre todo les gustaría que sirviera también para el gas natural porque sí hay autocares con este combustible y sí hay donde repostarlo. Pero no es posible. Y también dice que les gustaría el mismo trato que reciben los camioneros, para quienes el límite de ayudas es de 50 mil euros.

“[Hacienda] y el Ministerio de Transportes nos habían dicho que volveríamos a hablar de eso en verano y no teníamos más comentarios sobre el tema”, señala Ingrid Mareschal. “Tenemos el 99 por ciento de la flota que es diesel”, agrega. Sin embargo, estos vehículos construidos por Iveco, MAN, Volvo, Mercedes o Scania son muy caros: desde 120.000 euros, y más bien de 300.000 a 400.000 euros por un autocar de pasajeros.

Mientras que un autocar de GNC es apenas más caro que un modelo diésel, un modelo eléctrico, chino, cuesta casi el doble y todavía no hay una versión de hidrógeno, según FNTV. Francia cuenta actualmente con 330 autocares de GNC, de los 690 000. El problema de esta tecnología, que también emite gases de efecto invernadero, proviene principalmente de la falta de bombas para repostar. 

“Esta ayuda tal como está no es apropiada. Soy partidario de cambiarlo”, prometió el ministro de Transportes, Jean-Baptiste Djebbari, presente en el congreso de FNTV. Se están estudiando varias vías, y “el trabajo ha avanzado bien” en particular en el marco de la transición energética de vehículos pesados. “Tenemos que trabajar con los fabricantes para que exista la oferta” para que los operadores de autocares sigan trabajando, aseguró también el ministro de la Pyme, Alain Griset.

Los operadores de autocares están tanto más preocupados cuanto que muchas ciudades están planeando establecer “zonas de bajas emisiones” (ZFE) de las que se excluirán los vehículos diesel. En Lyon en 2026, por ejemplo. Algunos transportistas dicen que estas medidas, sin la excepción de los autocares, es una forma de alejar a los turistas.

Los autocaristas piden un calendario para amortizar los autocares comprados y recuerdan, por supuesto, las tremendas consecuencias económicas del Covid. 

 


Acepto la política de protección de datos - Ver


Ordenar:   nuevos | antiguos | más valorados

Hace 10 años el diesel era remedio para el cambio climático pq emitaba menos CO2 que gasolina. Hoy ya ni diesel, ni gas, ni gasolina. En 10 años más solo quedarán las bicis. Pongan se en forma…

Noticias relacionadas





Encuesta

¿Cree que Iberia acabará entrando en el accionariado de Air Europa?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...





Revista Preferente | REPORTUR | arecoa.com | Radio Bellver
Aviso Legal Política de Privacidad RSS Condiciones de suscripción Política de cookies