NEWSLETTER | PUBLICIDAD | | VISTA MÓVIL
EDICIÓN ESPAÑA

Opinión

A punto de llorar

Esta, a continuación, es únicamente mi opinión personal: un director general de un gran fabricante de aviones no llora. Sobre todo, no llora en público. O no deja que se perciba su emoción, si es que la siente. Un director general de Boeing viene llorado de casa. Acepta su cargo sabiendo que delante tiene un desafío lleno de problemas y que el menos importante es el que le ocurrió el viernes pasado cuando un avión perdió una portezuela. El drama auténtico es que muera gente (Boeing habla tras el incidente del 737 Max-9: “Nunca volverá a suceder”).

Sin embargo, Dave Calhoun hizo como que lloraba, o como que frenaba el llanto delante los medios de comunicación. Yo no sé si era sincero, porque eso no se sabe nunca, pero sí sé que Calhoun, como todos, conoce perfectamente cómo va esto de las emociones en los medios, qué recursos hay que usar y cuáles no. Te lo explica cualquier asesor de imagen pública.

Si no actuó, que es posible que no lo haya hecho, no me parece muy plausible que ante la descripción de lo que pasó este viernes, cuatro días después, le venga el llanto. ¿Qué debió de ocurrirle cuando leyó el informe sobre las anomalías en la fabricación del 787?  Aplicando el mismo criterio, debió de llorar durante varios días, con lo que las decisiones se retrasan por imposibilidad de que el director general pueda mantener una conversación. ¿Y si llega a haber un accidente de verdad, con muertos? Pues entonces el llanto puede ser incontrolable, no precisamente la calma que uno debe de pedirle a alguien en un cargo tan importante.

Si lo que hizo fue una representación teatral, lo cual también es posible, mejor que se largue ya. Una compañía seria no trabaja con recursos de marketing tan patéticos. A ver si cuando negocia su salario anual y sus bonus Calhoun también se pone a llorar. Ahí, tal vez, sea mucho más pragmático.

“Tengo hijos y tengo nietos”, dijo Calhoun, introduciendo elementos personales para conmovernos. ¿Y eso qué tiene que ver?  ¿O la gente con hijos y con nietos es más eficiente en la fabricación de aviones? ¿O a la hora de ser serios poniendo tornillos cuentan los niños que se tienen en casa?

Todo esto merece más seriedad y me da que no la tenemos.

 


    Acepto la política de protección de datos - Ver


    2 Comments
    antiguos
    nuevos más valorados
    Inline Feedbacks
    View all comments
    HEPA tando
    5 meses

    Y un Presidente de una Federación deportiva NO se aferra a las joyas de la corona en la entrepierna, ni besa a hijas de Safo, por manida analogía cínica de manual..
    Las lágrimas de cocodrilo son más por la responsabilidad implícita del cargo in vigilando que se traducirán a no mucho tardar en una remodelación de la cúpula ejecutiva/directiva y por ende, en un pasaje a la rue libre de bonus.
    Llorar lo que se dice llorar, lora por Jackson, por Grant, por Franklin en los billetes de dólar. A llorar a Paine Field.

    Manuel
    5 meses

    Amigo Javier, debe llorar porque puede que se le acaben sus grandes bonus, acciones diferidas, pensiones, etc. A la mayoria de directivos de corporaciones cotizadas es lo unico que les importa.

    Noticias relacionadas



    Encuesta

    ¿Cree que Bruselas autorizará la integración de Air Europa en Iberia?

    Ver Resultados

    Cargando ... Cargando ...




    Revista Preferente | REPORTUR | arecoa.com | Desarrollo
    Aviso Legal Política de Privacidad RSS Condiciones de suscripción Política de cookies