NEWSLETTER | PUBLICIDAD |
EDICIÓN ESPAÑA

Han transcurrido 365 días de la declaración de la pandemia

Un año de coronavirus: el turismo por fin ve la luz

Un año después, el maltrecho sector turístico empieza a ver la luz gracias a la vacunación y espera relanzar la actividad en cuestión de semanas
Lo que parecía que podía convertirse en un bache en la progresión del turismo internacional acabó siendo un tsunami que arrasó con la industria

 

El año 2020 comenzó como cualquier otro. Los viajeros fluían por el mundo con total libertad y las empresas turísticas se encontraban ya inmersas en la preparación del que a priori debía ser un 2020 positivo para los intereses de la industria.

A finales de enero ya se empezó a temer que el virus desconocido detectado en Wuhan (China) podría llegar a España, si bien aún se veía como algo lejano y de escasa trascendencia. Fue entonces, concretamente el 31 de enero, cuando el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, lanzó un mensaje que le acompañará hasta el fin de sus días: “España no va a tener, como mucho, más allá de algún caso diagnosticado” (Los empresarios turísticos exigen la dimisión inmediata de Fernando Simón).

Pese a la amenaza creciente del virus, que llevó a las grandes compañías aéreas de Europa a cancelar sus vuelos a China a finales de enero, todo transcurría con aparente normalidad en el viejo continente. Sin embargo, en febrero empezó el principio del fin. Italia se convirtió en el foco de la epidemia y el coronavirus se propagó en cuestión de semanas por todos los rincones de la geografía europea, cebándose con especial crudeza con España, donde las autoridades reaccionaron tarde y mal.

Fue el 11 de marzo de 2020, hace justamente un año, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró oficialmente la pandemia de Covid-19. Tres días más tarde, el 14 de marzo, Pedro Sánchez anunciaba el segundo estado de alarma de la historia de la democracia, decretándose un durísimo confinamiento que se alargó hasta la recta final de abril (el día 27 fue la primera jornada de salidas permitidas para niños).

Un año catastrófico pese al amago de reactivación del pasado verano

Aunque ya en febrero los ingresos turísticos comenzaron a resentirse por la amenaza del coronavirus, en marzo empezó la pesadilla de dimensiones inimaginables para toda la industria (La producción aérea de agencias empezó a resentirse ya en febrero). Hoteles, compañías aéreas y agencias de viajes, entre muchas otras ramas, vieron como sus negocios, en la mayoría de casos rentables hasta la pandemia, se paralizaban por completo.

Pese al terrible impacto inicial, nadie sospechaba que los efectos de la pandemia podrían alargarse tanto en el tiempo. La esperanza inicial era poder relanzar la actividad en la temporada de verano. Más aún cuando el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció el 10 de junio que “hemos vencido al virus y controlado la pandemia”, animando a los españoles a “salir a la calle sin miedo”.

Se trató de un mero espejismo alentado por un Gobierno que en momentos clave ha demostrado no estar a la altura de las circunstancias, como por ejemplo desaconsejando el uso de las mascarillas meses después de la declaración de la pandemia. La temporada estival fue desastrosa y, tras la misma, España se sumió de lleno en una segunda ola de coronavirus, a la que siguió una tercera (y esperemos que la definitiva) tras unas fiestas navideñas en las que las administraciones públicas levantaron gran parte de las restricciones.

En la actualidad, 365 días después de la declaración de la pandemia, la situación de la industria turística continúa siendo dramática. Tras un año sin casi ingresos, los ERTE y los créditos ICO se han quedado cortos para unos empresarios que siguen sin recibir ayudas a fondo perdido y, lo que es todavía más chocante, continúan soportando una presión fiscal similar a la de tiempos precrisis.

La vacunación, la tabla de salvación del turismo

Pero también hay una lectura tremendamente positiva. Todo parece indicar que la vacuna, cuyo proceso de inoculación aún va a un ritmo mucho menor de lo deseado, propiciará en cuestión de semanas el renacimiento del turismo (no tal y como lo conocíamos, pero turismo al fin y al cabo) (La pandemia se acerca al fin y el turismo encara el mayor rebote de su historia).

En algunos países con planes de vacunación punteros, como es el caso de Estados Unidos, los ciudadanos ya empiezan a hacer vida normal. Y en el caso de España, así como del resto de la Unión Europea, está previsto que esta misma primavera, previsiblemente entre abril y mayo, se inicie la ansiada reapertura turística (España: este es el calendario para activar el turismo). Para entonces, según previsiones del Gobierno español, debería estar vacunada entre un 30% y un 40% de la población, cantidad suficiente para que se produzca un reanudación segura de los viajes nacionales e internacionales.

Evidentemente, el zarpazo de dimensiones históricas de esta crisis tardará tiempo en cicatrizar, llevándose por delante a cientos de empresas hasta hace un año rentables. Pero al menos, como coinciden grandes expertos y empresarios de los diferentes subsectores turístico, se empieza, por fin, a ver la luz al final de un túnel que hasta hace poco parecía no tener salida.


Acepto la política de protección de datos - Ver


Ordenar:   nuevos | antiguos | más valorados

Da más miedo esa nueva recuperación que lo de ahora. Especialmente en las AAVV dedicadas al turismo de emisión. Sin ayudas y teniendo que sacar del Erte a toda la plantilla sin una triste ayuda y con toda la incertidumbre….

Noticias relacionadas





Encuesta

¿Cómo sale la ministra Reyes Maroto de su campaña por vicepresidir Madrid?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...




Comentarios recientes


Revista Preferente | REPORTUR | arecoa.com | Radio Bellver
Aviso Legal Política de Privacidad RSS Condiciones de suscripción Política de cookies