NEWSLETTER | PUBLICIDAD |
EDICIÓN ESPAÑA

Opinión

No hay derecho al abuso

Por supuesto es legítimo que los trabajadores tengan derecho a la huelga. Y es igualmente plausible que utilicen este derecho como arma ante la patronal, cuando eso sea necesario. Sin embargo, hay que analizar el ejercicio de este derecho con una visión amplia y comprender que su naturaleza se desvirtúa cuando concurren dos situaciones infrecuentes que alteran la lógica de este derecho: la huelga es un arma capaz de paralizar un país, por un lado y, por otro, la otra parte, el que paga, no tiene que rendir cuentas a nadie.

El derecho de huelga es un arma para 'persuadir' a la otra parte a que reflexione, a que sopese entre los daños que le causa un paro en su actividad y el impacto de aumentar las retribuciones. En ese sentido, hoy prácticamente nadie en la empresa privada se opone a este juego. Sin embargo, hay ocasiones en las que el ejercicio de este derecho provoca el caos. ¿Qué tiene que ver Iberia o Lufthansa, por ejemplo, en el conflicto de los controladores franceses? Y no digamos los millones de pasajeros afectados. Aquí, la huelga pierde su idea original como arma de presión ante el empleador (Los controladores aéreos de Francia convocan otros tres días de huelga).

En segundo lugar, este derecho se desnaturaliza cuando el interlocutor no es el responsable de la organización afectada. Si se organiza una huelga contra una empresa, sus propietarios deberán en todo momento sopesar los pros y los contras de ceder ante los trabajadores, porque en todo momento saben el coste de aumentar los salarios. En ciertos casos, como en el de los controladores, al empresario el gasto le da igual porque no le va a afectar a él, ni siquiera al partido político al que pertenece.

En estos casos, los salarios terminan por configurarse en función de la capacidad de presión de los trabajadores y no de la relación entre salarios y viabilidad de la empresa a la que pertenecen.

Podríamos decir que aceptamos que los salarios se vinculen a la capacidad de presión de un colectivo concreto, de manera que los demás se fastidien. Esto es lo que más o menos se viene diciendo por parte de muchos sindicatos, sobre todo los profesionales. Si aceptamos que los salarios han de vincularse a la capacidad de presión, entonces de alguna manera estamos admitiendo que los trabajadores cuyas huelgas no tienen poder para alterar el funcionamiento de las empresas a las que pertenecen deben ganar poco, pueden ser explotados impunemente, y merecen el destino que tienen.

Me parece injusto. Los salarios no deben reflejar la capacidad de presión, el miedo a la huelga, sino el valor del puesto, su necesidad social, y la justicia relativa de la retribución de la que hablamos. Esto no debería ser una carrera a bien quien es más fuerte sino a ver cómo todos participamos en el reparto con justicia. Una cosa es el derecho a la huelga y el otro al abuso.

 


    Acepto la política de protección de datos - Ver


    7 Comments
    antiguos
    nuevos más valorados
    Inline Feedbacks
    View all comments
    HEPA tando
    14 días

    ¿Qué tiene que ver IB o LH en el conflicto de los controladores franceses?.
    Pues nada, nacionalicemos el espacio aéreo francés, perdón, europeicemos el espacio aéreo francés vía EuroControl; No mejor, lo globalízanos … como con las mascarillas o los respiradores de la Pandemia, lo dejamos todo en manos de terceros sin responsabilidad en el asunto o responsabilidad limitada por costes ajenos.
    Apelemos pues a la Justicia, el comodín de la derecha. A qué Justicia.???
    Ahhh esa que se niega a acatar la Constitución y a renovar los Órganos colegiados.???
    Esa que lleva en excedencia camino de cuatro años.!!! Pero trincando.
    Con que cara va a acudir un ciudadano ante la Justicia cuando los que deben dar ejemplo de rectitud se pasan las Leyes que NO les agradan por el Arc du Triomphe.??? Están para dar lecciones y restringir derechos sociales, laborales e individuales … todo para que al señoro no pierda un buen plan.
    Algunos deberían regresar a la caverna porque no saben socializar.

    Anteojos
    11 días
    Reply to  HEPA tando

    Oye, que no pasa nada.
    Se viola la Constitución un par de veces más y en paz.
    Total...ya estamos acostumbrados.

    Esto es lo que hay
    13 días

    Así está montado el sistema. Es la misma presión que ofrece el empresario cuando te pone entre la espada y la pared, o tiras con lo que hay, o te puedes ver en la calle, y desgraciadamente lo que funciona es apretar las tuercas, en una dirección y en la contraria. En ese sentido las grandes empresas, funcionarios como los sanitarios, o los controladores o los ferroviarios o las petroleras pueden presionar porque pueden paralizar un país, y son los que siempre sacan beneficios, los que no sacan nada porque no pintan nada, son los tres abogados de un bufete pequeño o los fontaneros de una pequeña fontanería, o las dependientas de tres tiendas. Es lo que hay, si no nos gusta, cambiemos el sistema, mientras tanto los poderosos (trabajadores y empresarios, incluído el estado) podrán tener cautivos a buena parte de la sociedad, el resto ni pincha ni corta, son poco menos que un cero a la izquierda.

    JJuan
    13 días

    Sr. Mato.
    Olvida usted mencionar que las huelgas de trabajadores no tienen como único fin la consecución de un salario más elevado. Pueden estar también relacionadas con la mejora de las condiciones laborales, o el incumplimiento por parte del empresario de los acuerdos o convenios colectivos.
    Si un gestor de una empresa o servicio público ofrece un mal servicio, si está afectando a su futuro profesional y al de los políticos que le han designado. O piensa usted que no se consideran estas cuestiones a la hora de elegir a nuestros representantes.
    También es cierto que si los trabajadores de los llamados “servicios esenciales” disponen de una mayor capacidad de presión a la hora de plantear sus reivindicaciones, también lo es que los gestores de estas empresas tienen a su disposición otros recursos: servicios mínimos, posibilidad de conseguir cambios en la legalidad, campañas de prensa afín o recompensada…
    Si negamos un derecho fundamental, como lo es la huelga, a los trabajadores de empresas relacionadas con el servicio público, utilizando sus palabras de alguna manera estaremos admitiendo que pueden ser explotados impunemente.
    Es difícil regular este derecho, y siempre pueden producirse abusos por cualquiera de las partes afectadas. Deberíamos analizarlo caso a caso, pero generalizaciones y descalificaciones como las expresadas en su artículo no creo que contribuyan a encontrar una solución.

    Abogado
    12 días

    Los motivos por los que se pueden convocar una huelga están lo suficientemente tasados en la ley como para que no sean fruto del capricho o la tozudez de unos trabajadores o representantes de trabajadores.
    El trabajo de las personas que trabajan para una empresa o organización es un elemento totalmente minusvalorado desde el punto de vista legal e incluso cultural ya que la titularidad de una empresa o compañía se otorga únicamente al capital y al empresario, ignorando por completo al que pone su tiempo, trabajo y esfuerzo sin los cuales la misma compañía no seria posible.
    Pero mientras unos reciben los beneficios de su riesgo (económico) y lo capitalizan, los otros no obtienen nada.
    Se ha demonizado (históricamente) el valor del trabajo frente al valor del capital, pero ahí está a clave de todo, hacer a los trabajadores participes de la empresa en la que trabajan o tratarles como simples instrumentos.
    Si se restringe todavía más aquellos mecanismos de que disponen los trabajadores para hacer valer su patrimonio (su trabajo), entonces se está derivando directamente a la esclavitud.

    Manuel
    9 días

    Yo no creo en la huelga. Igual tuvo sentido hace cien años. Hoy, como tantos otros privilegios, es una herramienta al alcance de quien puede asustar a los políticos de turno (vease funcionarios), o directamente lo políticos están del lado de los potenciales huleguistas, pues la mayoría de políticos son funcionarios, o bien es un arma de grupos de trabajadores que, como se ha explicado, pueden paralizar un país, una ciudad, etc. Para la mayoría de trabajadores del sector privado la huelga no es una opción, pues acaban tomando represalias contra ellos. Como tampoco tiene derecho a moscosos, ni a jornadas de 8 a 3, ni a bocadillos de una hora, ni a cafetitos de otra hora .... ni a que les suban la mitad de la mitad de la inflación. A los autónomos y empleados del sector privado se levantan (pacíficamente) un día, o esto no tiene solución

    TRLTEAB
    8 días

    Estoy, como tantas veces, de acuerdo con Javier Mato. En el caso que nos ocupa, estamos hablando de un colectivo lleno de privilegios obtenidos con el sufrimiento de millones de pasajeros durante décadas. Yo sufrí una importante ya en los setenta del siglo pasado. El derecho a la huelga está protegido, bien. Y el efecto colateral, los pasajeros, quién les protege. Si los controladores franceses quieren huelga, que sufran sus consecuencias los franceses. El sobrevuelo debe de estar garantizado sin problemas. Por cierto, el establecimiento, quizá en algún momento, del cielo único europeo, debería solventar este particular también. (si en más de 50 años no ha sido posible, dudo que se consiga...)

    Noticias relacionadas



    Encuesta

    ¿Ha influido algo en la masificación el auge desde 2015 de la oferta ilegal?

    Ver Resultados

    Cargando ... Cargando ...





    Revista Preferente | REPORTUR | arecoa.com | Radio Bellver
    Aviso Legal Política de Privacidad RSS Condiciones de suscripción Política de cookies