NEWSLETTER | PUBLICIDAD |
EDICIÓN ESPAÑA

OPINION

El turismo ante Ómicron

El mismo día de finales de noviembre en el que Londres cerró sus fronteras a los vuelos procedentes de Sudáfrica, dos aviones de KLM partían desde las dos ciudades más importantes de ese país, con rumbo a Amsterdam. Al llegar a la mañana siguiente, con las alarmas sanitarias disparadas, las autoridades sometieron a todos los pasajeros a pruebas PCR. El resultado fue que unos cincuenta de los cuatrocientos viajeros de los aviones estaban contagiados con el virus, de los cuales una parte importante estaban afectados por la variable Ómicron. ¿Cincuenta de cuatrocientos? Salvo en los primeros días del virus, cuando nadie sabía de qué estábamos hablando, nunca después se produjeron situaciones así.

¿Es posible este nivel tan alto de contagios? En otros países, la capacidad expansiva de esta variante se ha demostrado brutal. En Noruega, incluso antes del episodio de Amsterdam, una empresa hizo su cena de Navidad en un hotel de Oslo, al que asistió una persona procedente de Sudáfrica, desgraciadamente contagiada con Omicron. Al día siguiente, 120 personas, setenta de las cuales eran de esta empresa y el resto de la cena posterior que tuvo lugar en el mismo salón, estaban contagiadas. En Córdoba, Argentina, en una fiesta de fin de curso, a la que asistieron unas mil personas, acudió un contagiado por Omicron. El balance fue de 455 contagios. Los médicos no se lo creen. Ni en Noruega ni en Argentina se registraron casos graves. 

Ante este poder de expansión del virus, y también ante su baja agresividad, ¿qué medidas tomar? ¿Cómo ha de operar el turismo y el transporte?

En mi impresión, el poder expansivo de Omicron es tan espectacular –setenta veces mayor que las variantes anteriores-- y su agresividad tan baja –diez veces inferior-- que no sirve actuar como hasta ahora. (Datos de un estudio hecho por un equipo de médicos de la Universidad de Hong Kong.)

Sin embargo, tengo la sensación de que nos cuesta cambiar los hábitos y de que seguimos tratando Omicron como si fuera Beta o Delta. Desde luego, nos asustamos tanto como si contagiarse fuera a suponer la muerte, lo cual ahora es mucho menos probable. Es cierto que aún hay incontables casos de Delta que sigue circulando, pero todo apunta a que Omicron se impondrá en breve, a que se expandirá ilimitadamente y, sobre todo, a que causará muchos menos problemas serios. Lógicamente, ese pequeño porcentaje se aplicará ahora mismo a casi toda la población, lo que momentáneamente será serio.

Pero sería de esperar que en dos meses el transporte y el turismo, y la vida en general, pueda empezar a normalizarse. Eso es lo que se deduce de estos datos.


    Acepto la política de protección de datos - Ver


    1 Comment
    antiguos
    nuevos más valorados
    Inline Feedbacks
    View all comments
    Joselu
    1 año

    Estoy más o menos de acuerdo con lo que comentas según se luede leer en encuestas oficiales y privadas sobre Omicron.
    Solo veo un dato qie no comparto y es cuanto tiempo impactará a la movilidad especialmente transporte. Yo no creo que sean dos meses, me da que se va minimo a Mayo...

    Noticias relacionadas



    Encuesta

    ¿Cree que el Gobierno debe forzar la unión Iberia-Air Europa?

    Ver Resultados

    Cargando ... Cargando ...





    Revista Preferente | REPORTUR | arecoa.com | Radio Bellver
    Aviso Legal Política de Privacidad RSS Condiciones de suscripción Política de cookies