NEWSLETTER | PUBLICIDAD |
EDICIÓN ESPAÑA

Opinion

Cómo no ser un turista

La portada del número de octubre de la revista de a bordo de Easyjet está titulada “How not to be a tourist” (Cómo no ser un turista). La publicación está dedicada a explicar a los turistas cómo evitar ser uno de ellos. Exactamente, la paradoja del turismo, lo imposible, una demostración de su carácter dañino, pernicioso cuando es masivo.

Yo me encuentro entre las personas que no quiere ser turista, pese a que lo soy. Soy uno de estos viajeros paradójicos.

Hace unas semanas estuve de viaje en el sur de España. Un día, durante esa escapada, estuve en una de las ciudades en las que las hordas de viajeros copan los bares, restaurantes, monumentos y transportes públicos. Una sensación que, por supuesto, no es nada agradable para quienes deseamos ver la ciudad y no a sus visitantes.

En ese mismo viaje, un día después, fui a un pueblo ajeno a los circuitos turísticos, en el que únicamente había un hotel –y sospecho que sólo un turista, yo–. La experiencia fue absolutamente diferente. Pude disfrutar de ver la vida real, normal, ordinaria de gentes corrientes, con sus costumbres, con sus hábitos, con su rutina. Exactamente lo que buscaba. Exactamente lo que es auténtico, real.

Pero hemos de ser sinceros: yo mismo soy un elemento destructor de esa rutina. Un turista, naturalmente, no basta para provocar una alteración de la vida normal, no es suficiente, pero en ese pueblo en concreto, si usted pone quinientos turistas, ya no vale la pena la visita, simplemente porque hemos desnaturalizado la vida ordinaria, las costumbres, los hábitos.

Este es el riesgo del turismo: su éxito es un peligro por razones ajenas a los visitados.

La portada de la revista de Easyjet, un producto del marketing contemporáneo, parte de comprender que cada día hay más viajeros que desean lo auténtico y por ello se publica un listado de lugares que mantienen su autenticidad. Lógico, la aerolínea lo hace para aumentar el transporte en rutas en las que la demanda no es suficientemente potente, pero para encontrar lugares sin turistas, esta publicidad es precisamente lo menos recomendable. 

Una paradoja que, ciertamente, no tiene solución y de la que todos los que viajamos somos culpables.

 


Acepto la política de protección de datos - Ver


Noticias relacionadas


Encuesta

¿Cree que al Gobierno debe ser más claro y apoyarse más en los líderes turísticos?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...




Comentarios recientes


Revista Preferente | REPORTUR | arecoa.com | Radio Bellver
Aviso Legal Política de Privacidad RSS Condiciones de suscripción Política de cookies