NEWSLETTER | PUBLICIDAD |
EDICIÓN ESPAÑA

Otra vuelta de tuerca

Preparémonos: mientras usted y yo seguimos con nuestras vidas normales, los ‘expertos’ en seguridad aeronáutica están tramando una nueva vuelta de tuerca a la seguridad en los aeropuertos, tras la tragedia del avión ruso de Metrojet, que había despegado desde una zona turística del sur de la Península del Sinaí.

 

Según todos los datos disponibles, alguien introdujo un artefacto explosivo en la bodega del avión mientras este se encontraba en el aeropuerto de Sharm el Sheihk, Egipto. Ese ‘alguien’ habría sido una de las numerosas personas que pueden acercarse a un avión en las pistas de un aeropuerto del tercer mundo, que parecen más un mercadillo que un lugar seguro.

 

Como consecuencia de ello, estos días empezaba a circular entre esos ‘expertos’, o sea entre los técnicos americanos y británicos que dominan los organismos internacionales de seguridad aérea, la idea de que será necesario modificar las normativas internas de los aeropuertos, para impedir que alguien que ‘pasaba por allí’, se pueda acercar a un avión. Una vez que han hecho la vida imposible a los pasajeros, se trata ahora de impedir que en las pistas pueda llevarse a cabo la operación de repostaje y cambio de pasajeros y carga con cierta celeridad.

 

Las normas se hacen a partir de la mentalidad occidental o, incluso, americana. Piensan que todo el mundo se toma las normas al pie de la letra como hacen ellos, con lo que dictan más y más normas. Pero en realidad, el control estricto a los pasajeros que embarcan, una norma que también introdujeron ellos, sólo se aplica con rigor en un puñado de países. En los demás, incluido España, es una lotería. Un día puede que te paren por llevar pasta de dientes, pero otros días no te mira absolutamente nadie, porque les da pereza.

 

En las pistas ocurre lo mismo. En ciertos países, el control de acceso a las zonas restringidas de los aeropuertos es estricto, incluso para los trabajadores, a quienes además se les estudian sus antecedentes. En otros, por el contrario, nadie controla nada, por mucho que se hayan comprado aparatos para poder pasar la prueba a la que las autoridades internacionales someten a los aeropuertos y por mucho que algunos sean responsables de ello.

 

En un aeropuerto español, para situarnos en la dimensión de este caos, sabedores además de que España no es quien está peor, un jubilado despistado que buscaba un hipermercado, apareció con su coche en la pista de despegue, sin entender cómo había llegado allí. Imagínense qué controles.

Pronto nos enteraremos de los detalles de lo que se ultima.


Acepto la política de protección de datos - Ver


Ordenar:   nuevos | antiguos | más valorados
Desde luego que semos de pueblo. No es asina don amador? El caso es que a quien secuestraron cuatro o cinco aviones, según, fueron a los mismos a los que se les ha colado hace unas semanas un caballero en el aeródromo de Los Angeles o tiempo atrás otro caballero accede, bueno no es que acceda es que se salva… Leer más »
Ya está el Sr. Amador, de nuevo despotricando de lo mismo una y otra vez. Mire, soy un trabajador del Aeropuerto de Barajas desde hace más años que los que lleva usted escribiendo en este medio. Con mis propios ojos he visto año tras año endurecerse las medidas de seguridad que nos aplican a los trabajadores para acceder al Área… Leer más »

Noticias relacionadas


Encuesta

¿Quién cree que acabará finalmente siendo propietario de Air Europa?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...




Comentarios recientes


Revista Preferente | REPORTUR | arecoa.com | Radio Bellver
Aviso Legal Política de Privacidad RSS Condiciones de suscripción Política de cookies