NEWSLETTER | PUBLICIDAD |
EDICIÓN ESPAÑA

La puntilla en Egipto

Paso a paso, día a día, va cogiendo fuerza la tesis de que el avión Airbus 321 de la compañía rusa Metrojet, que se estrelló el sábado pasado en la península del Sinaí, pudo ser víctima de un artefacto explosivo que alguien, presuntamente vinculado a alguna rama del movimiento radical islámico, colocó en el aparato, probablemente antes de su despegue. Tanta fuerza tiene esta versión aún no confirmada, que el miércoles por la noche el Gobierno británico tomó la decisión radical de suspender todos los vuelos desde Sharm el Sheik, donde se encuentran unos veinte mil ciudadanos de esa nacionalidad. Ayer mismo un equipo de expertos enviados desde Londres estudiaba puntualmente la seguridad en cada uno de los ocho aviones británicos que quedaron atrapados el miércoles en ese aeropuerto. La decisión, inesperada, no se hubiera adoptado, dicen los expertos, de no existir fundamentos o sospechas suficientemente serias como para considerar el accidente del avión ruso en realidad fue un atentado, al que las aeronaves británicas también están expuestas. Recordemos que los franceses, los americanos, los rusos y también los británicos están bombardeando las bases del llamado Estado Islámico en Siria.

 

De confirmarse esta hipótesis y este escenario, podríamos decir que esta es la puntilla a la situación desastrosa del turismo en el Norte de África. Lo que ya había sucedido con la matanza de Túnez, ahora se reproduce, con 224 muertos, en un avión de turistas en el Sinaí. Si existía temor a tomar las vacaciones en el Norte de África, este atentado da la razón a los más alarmistas, sugiriendo que van a pasar muchos años antes de que la normalidad vuelva a la zona. Como se imaginan, los ingleses, escoceses, rusos y ucranianos que hoy son la primera fuente de ocupación turística en el Egipto vacacional, están haciendo cola para regresar a sus países, mientras que probablemente pronto se informará que los gobiernos recomiendan suspender los viajes a la región.

 

Estos atentados llevan el dolor y el sufrimiento por doquier. Por supuesto, en primer lugar están las víctimas directas, los fallecidos y sus familias, pero después está la población de Egipto, que tiene en el turismo una fuente de ingresos vital para mantener a flote su economía. El país presenta innumerables problemas a los que si le sumamos una crisis aún más seria del turismo, la convertimos en una tragedia de profundos efectos.

 

Ustedes también se pueden imaginar qué impacto tiene esto en nuestro turismo. Nadie lo desea, nadie quiere tener un viajero con motivo de esta violencia horrorosa, pero lo cierto es que nuestro país y algunos otros destinos de la ribera norte del Mediterráneo van a tener más demanda que nunca.


Acepto la política de protección de datos - Ver


Ordenar:   nuevos | antiguos | más valorados

Que brillante aportación la tuya oye jaime mamador.
Supongo y espero que no te paguen por tu “artículo”
Por si no lo sabes esta noticia como la de Tunez se olvidará en menos de un mes y la gente seguira viajando a Egipto.
No compares todo lo que tiene que aportar al turista un vaje a Egipto con un viaje a epaña.
Egipto: cultura, monumentos, calidad y buena educación en el servicio etc.
epaña: Falta de educación , ignorancia, corrupción,latrocinio, ineptitud y falta de calidad.

Noticias relacionadas


Encuesta

¿Acierta Globalia nombrando a Miguel Ángel Sánchez como director general?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...




Revista Preferente | REPORTUR | arecoa.com | Radio Bellver | kbaTV
Aviso Legal Política de Privacidad RSS Condiciones de suscripción Política de cookies