NEWSLETTER | PUBLICIDAD |
EDICIÓN ESPAÑA

Cuando mandan los niños

El semanario británico The Economist publica periódicamente una especie de ejercicio para demostrar que el conocimiento de los economistas roza el cero en la práctica: escoge a un grupo de prestigiosos expertos financieros y les pide qué valores en bolsa compraría para los próximos cinco años; al mismo tiempo, escoge a un grupo de niños ignorantes de todo concepto económico y les pone delante un montón de nombres de empresa cotizadas en bolsa para que compren una determinada cantidad de valores. A los cinco años, el semanario comprueba si han acertado más los economistas expertos o los niños indocumentados. En ningún caso la diferencia ha justificado el coste que tienen los economistas, pero es que en muchas ocasiones los valores comprados a ciegas por los niños se han revalorizado más, incluso mucho más, que los escogidos por los expertos.

Algo así podríamos decir hoy de los sesudos gestores de Air France que en su momento decidieron la creación de la compañía Joon, una aerolínea que iba a ir a un público diferente. Hay que decir en favor de los especialistas, que ya el día de su puesta en marcha muchos de ellos escribieron que aquello era un disparate sin sentido. Sin embargo, los dirigentes de Air France, señores bien pagados, respetables, cotizados, usuarios de una jerga compleja, especializada, donde palabras como “estrategia”, “proyecto”, “misión y visión” son el pannuestro de cada día, mantuvieron la idea de lanzar Joon, la cual apenas ha sobrevivido 13 meses.

El balance de Joon son amplias pérdidas. En primer lugar, naturalmente, porque no ganó ni un euro, pero peor porque ahora hay que desmontar la estructura, cerrar la web, tirar a la basura el diseño genial del logo, volver a pintar los aviones, olvidarse de los costosos uniformes concebidos por los mejores modistos, tirar a la basura la vajilla para esos pasajeros jóvenes que iban a llenar los aviones, y así un largo etcétera. Vamos, un despiporre.

El nuevo director general de Air France, Ben Smith, está haciendo lo que hubiera hecho un niño inexperto: si la compañía matriz no gana dinero, corrijamos lo que falla en lugar de crear una segunda aerolínea que reproduzca los mismos problemas y que nos hunda un poco más en el fango.

Ahora, a Smith, si fuera sincero, le quedaría unificar Transavia Francia y Hop, dos compañías low-cost interiores francesas del mismo grupo, que no tiene sentido que existan en régimen de competencia. Pero eso probablemente sea mucho decir en un dinosaurio que tiene que recibir muchos más palos antes de empezar a modernizarse de verdad.

Al menos Smith va en buena dirección.


Acepto la política de protección de datos - Ver


Ordenar:   nuevos | antiguos | más valorados

Leyendo esto,entonces el autor estará de acuerdo que lo que hace Iberia con la propia Iberia,IBX,Vueling,Air Nostrum y Level es de traca.
Espero con ganas un artículo al respecto.

Jajaja…. eso ya va a ser un tema más delicado para hacer un artículo diciendo lo mismo, no sea que se vayan a enfadar….

Noticias relacionadas


Encuesta

¿Cree que los precios de los hoteles en el Imserso son demasiado bajos?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...




Revista Preferente | REPORTUR | arecoa.com | Radio Bellver | kbaTV
Aviso Legal Política de Privacidad RSS Condiciones de suscripción Política de cookies