NEWSLETTER | PUBLICIDAD |
EDICIÓN ESPAÑA

Conflicto de culturas

Buen lío tenemos armado en Miami, donde Luis Riu, uno de los dos hermanos copropietarios de la cadena que lleva su apellido, ha sido citado a declarar ante las autoridades policiales del país. El conflicto supone que por un lado tenemos la cultura latina, flexible, con cintura, siempre dispuesta a un apaño, imposible de acotar, variable, impredecible, y por otro la anglosajona, más rígida, tasada, prejuiciosa, rígida, ajustada a una única senda. Por un lado, unos regalitos que en España no provocarían distracción alguna y, por otro, la idea de que todo regalo es corrupción.

 

 

Regalar una estancia en un hotel en España no es delito. O no mucho. O si lo es, lo ignoramos sistemáticamente porque aquí las leyes tampoco es que sean para ser muy cumplidas. Un poco, basta. Como prueba, ahí tienen al consejero de Turismo de Baleares, de la izquierda más ‘progre’ del mundo que viajó a un hotel del Caribe del empresario Juan José Hidalgo sin que haya pasado nada. Tan poco ha pasado que hoy, mes y pico después de conocerse el viaje, el consejero cobra más sueldo que antes, como toca en quien no hizo nada más que aceptar un regalo sin caer en que él era una autoridad que debía ser impecable. Y, por supuesto, nuestro hombre sigue en política, como si nada. E Hidalgo, faltaría más, ni siquiera se ha enterado de que un político iba a su hotel, cosa que probablemente sea cierta.

 

Por un lado, ven, tenemos nuestra cultura, donde nadie mira el detalle, y por otro estos americanos pejigueros para quienes se puede detener a alguien por un asunto así. Por un lado nosotros, que no nos fijamos en estos detalles, que a duras penas nos preocupa cuando se entregan fajos de billetes en bolsas de deporte como ‘premio’ por una actuación, y por otro esta gente que hila tan fino que meten a uno en prisión por nada.

 

Por un lado latinos, cubanos, gente para quienes esto de la ley está bien, pero no exageremos, y por otro estos calvinistas, cuadriculados, gringos que no paran de buscarle los tres pies al gato.

 

Estamos ante algo más que una conflicto judicial, estamos ante un choque cultural, ante la distancia que va del calor al frío, de la cintura al cerebro, de la flexibilidad a la cintura. Es lo que va de Noruega a Argentina: un abismo.

 

Es lo que tiene la globalización, que pone en contacto visiones tan radicalmente diferentes del mundo.



Ordenar:   nuevos | antiguos | más valorados
No es como dices en todas las empresas

En mi empresa está terminantemente prohibido tanto dar como recibir regalos. Lo que les ha pasado sería motivo de despido. Lo de las distintas culturas es una excusa para tolerar la corrupción.

Me he reido un rato

Ja, ja, ja, ja! Muy bien el sarcasmo del articulo!
Porque…se trata de sarcasmo. No?

Miguelin

Distintas culturas dice… Me troncho.

Ningún político debería de aceptar regalo alguno de una empresa privada. Nada. Ni una invitación a pipas.

Y ningún empresario debería de ofrecer regalos a políticos. Nada.

Y eso, en España, en USA o cualquier otro pais.

Laura

Hombre, teniendo en cuenta que el propio Luis reconoce en un email que “habría que haber seguido sobornando…” creo que lo que dice de “unos regalitos que en España no provocarían distracción alguna” no tiene ningún sentido. Es una tontería, una más, de las muchas que usted escribe

mauro

Rafita, deja el alcohol

Noticias relacionadas


Encuesta

¿Le gustaría que Madrid contase con un segundo aeropuerto en el Sur?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...





Revista Preferente | REPORTUR | arecoa.com | Radio Bellver | kbaTV
Aviso Legal Política de Privacidad RSS Condiciones de suscripción Política de cookies