NEWSLETTER | PUBLICIDAD |
EDICIÓN ESPAÑA

Opinión

El consumidor, pendiente de la buena voluntad

El aeropuerto de Schiphol, en Ámsterdam, ha abierto un periodo de casi dos meses para que todos los viajeros que hayan sufrido las lamentables consecuencias de la saturación de la terminal pidan una compensación económica. Hasta finales de septiembre, todos los que hayan perdido un avión y consecuentemente hayan tenido efectos económicos –pérdida de una conexión, de una reserva hotelera, obligación de hacer pernoctaciones extras, taxis, comidas, etcétera– podrán reclamar la compensación económica correspondiente, lógicamente presentando las facturas de esos gastos adicionales.

Por supuesto, es una iniciativa admirable que merece todo el aplauso. Si bien hay un pero: la decisión de Schiphol es un acto de buena voluntad, unilateral, que lleva a cabo porque el aeropuerto desea mantener su prestigio internacional. Nada legalmente le obliga a hacerlo porque la legislación en vigor en Europa sólo obliga a las aerolíneas a compensar a los viajeros por los retrasos que se produzcan.

Es decir: que un viajero cobre una indemnización del aeropuerto es un acto gracioso, que debemos agradecer. No es un derecho del viajero. Ni es una obligación del aeropuerto.

Y aquí empieza el absurdo porque miles de viajeros europeos han visto cómo su paso por una terminal, incluso su acceso, se hacía tan lento que tenían que perder sus vuelos sin que nadie se haga cargo de esos costes. Las aerolíneas, cuando el viajero no llega al avión por culpa del bloqueo de la seguridad del aeropuerto o por cualquier otra razón ajena, aduce que el avión voló puntualmente y que no tiene responsabilidad alguna en el retraso causado por la inoperancia de terceros. De manera que el viajero se queda con la factura y con cara de tonto porque nadie le hará caso. Incluso, si la aerolínea lo termina por transportar sin coste adicional, salvo en el caso de ciertos tipos de billetes, es como acto de fidelidad con el cliente, no por obligación.

Vean qué caos legal tenemos en esta Europa llena de burócratas que velan por nosotros. Sólo nos queda la buena voluntad o el litigio judicial, costoso, en algunos países tremendamente lento, y en general engorroso. Con el riesgo de que terminemos por ganar la demanda, pero perder las costas, a veces más caras que lo que vamos a obtener.

Es hora de que Europa ponga orden en este disparate. Está bien lo que hace Schiphol, pero ¿por qué no lo hacen también los demás aeropuertos, y de forma prácticamente mecánica?

 


    Acepto la política de protección de datos - Ver


    3 Comments
    antiguos
    nuevos más valorados
    Inline Feedbacks
    View all comments
    Ferny
    1 mes

    ¿Por qué da ese paso Schipol? Porque pertenece a un país cuyos ciudadanos han sido educados en valores. Tolerancia por los 4 costados, pero quien la hace... la paga Ese podria ser el resumen nacional. Amsterdam está desde hace lustros en el top 5 de mayor calidad de vida en Europa. Por algo será.

    ¿Recuerdan el caos en el asalto a las pistas por empleados de Iberia? Silencio radio. ¿O las marchas indepes rodeando las terminales? Ídem

    La respuesta es de libro
    1 mes

    Porque son aeropuertos en buena parte privatizados, cuyos accionistas no velan por el interés de los usuarios, más bien todo lo contrario, el de sus accionistas. Y si son una empresa pública, incluso peor todavía porque tienen la poderosa fuerza del estado de turno.

    HEPA tando
    1 mes

    La derecha fetén tiene la contumaz costumbre de presentar hechos sesgados bajo el axioma “esto no pasa en ninguna parte salvo aquí”. Luego se quejan amargamente de la famosa “Leyenda Negra” que nos persigue desde los tiempos de Imperio colombino.
    Manda narices que un Pais de la UE de facto Paraíso Fiscal, se le quiera presentar como e.j. de nada, pero de nada oiga. De hecho, se trata de una “propuesta” que conllevará un largo proceso de presentación de demandas debidamente documentadas dentro de un estricto margen “razonable” de gastos asumidos por los pasajeros que pasarán la criba del criterio del Ente privado gestor de Schiphol; no van a atar perros con longanizas ni van a voltear campanas de domingo de Resurrección.
    Son luteranos/calvinistas, austeros, frugales hasta la médula, no regalan un céntimo de eur sin compensación y de entrada, cómo los hipócritas, los cínicos de la Biblia ocultan sus pecados veniales bajo una campaña publicitaria con la intención de obtener un claro rédito reputacional que aliena graves déficits de gestión corporativa dónde se despidieron a miles de empleados para ahorrar costes y que han propiciado el presente kaos.
    Aquí, nada de aquello es comparable ni extrapolable, nada de ello ha sucedido porqué lo Público ha prevalecido sobre la depredación de lo privado.
    Luego, aplausos y brindis al Sol.

    Noticias relacionadas



    Encuesta

    ¿Ha influido algo en la masificación el auge desde 2015 de la oferta ilegal?

    Ver Resultados

    Cargando ... Cargando ...





    Revista Preferente | REPORTUR | arecoa.com | Radio Bellver
    Aviso Legal Política de Privacidad RSS Condiciones de suscripción Política de cookies