NEWSLETTER | PUBLICIDAD |
EDICIÓN ESPAÑA

Análisis

Si yo fuera Kjos

 

Si yo fuera el director general de Norwegian, Bjorn Kjos, descolgaría inmediatemente el teléfono para preguntarle a Willy Walsh, el director general del grupo IAG, propietario de Iberia y de British Airways, si aún es posible negociar algo. Porque Norwegian está entrando en barrena. Experiencias pasadas indican que los acontecimientos, cuando se llega a la situación presente de la compañía noruega, quedan fuera del control de sus directivos.

Algunas empresas financieras que manejan tarjetas de crédito empezaron a retener los pagos de billetes a la aerolínea. Esto es absolutamente demoledor. ¿Por qué? Porque trasmite públicamente la idea de que en el entorno comercial hay desconfianza. Y eso es simplemente letal. Con la desconfianza, el cliente deja de comprar billetes porque teme que pudiera producirse una crisis en un momento intermedio entre el pago y la fecha de realización del vuelo. Si esta dinámica se desencadena, es cuestión de días y ya daría igual que Norwegian nos asegure o no que su plan de negocio es viable o no. Algo similar ocurrió con Monarch, la histórica compañía británica, que cayó en menos de un mes precisamente porque perdió la confianza de los clientes.

Estoy seguro de que Kjos desea lo mejor para su compañía. Y estoy seguro de que pretende recuperar los fundamentos financieros que han sentado las bases de Norwegian. Y creo que rechazó la oferta de British Airways porque pensó que aún podría recuperar el modelo de negocio propio sin tener que malvender. Pero probablemente Kjos nunca llegó a pensar que todo el futuro de la empresa se le escape a su control. La noticia de que las financieras no tramitan los pagos que llevan a cabo los clientes está más allá del alcance de Bjorn Kjos y nos apunta a un problema insoluble, demoledor, capaz de acabar con las pocas esperanzas.

Déjenme que les asegure que es una situación triste y dolorosa. Que comprendo los sentimientos de quienes se han embarcado en este proyecto, de quienes han creído en él. Simplemente ha habido algunos errores, no muy numerosos, pero de efectos devastadores. Sin embargo, los aciertos eran muchos y, a ser sinceros, Norwegian merecía haber sobrevivido. Hoy existen posibilidades de que la noruega salga de este agujero pero, si les soy sincero, no se me ocurren muchas más opciones que descolgar el teléfono y ver si IAG sigue teniendo el interés que demostró hace unas semanas.


Acepto la política de protección de datos - Ver


Ordenar:   nuevos | antiguos | más valorados

Donde estan los quee decian iba super super bien y que la gente no hacia mas que meterse con DY?

HAY HAY HAY que no llegamos a semana Santa!!!

no la entierres,todavia no esta muerta

2 A320 vendidos. otra vez será su cierre…..

Chavalote cuando Norwegian quiebre vende su piel.

Pues efectivamente, la desconfianza para la venta por la falta de garantía, hay billetes a NYC por 300€ desde hace tiempo…. pero no se venden

Si es verdad que las financieras les retienen pagos (que no sea sólo una anécdota puntual), es el fin de Norwegian a menos que alguien la compre al precio que sea. Lo siguiente será el cierre de crédito de proveedores, aviones tirados sin combustible o embargados por los lessors y todo el horror de tantos otros colapsos…

Noticias relacionadas


Encuesta

¿Acierta Globalia nombrando a Miguel Ángel Sánchez como director general?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...




Revista Preferente | REPORTUR | arecoa.com | Radio Bellver | kbaTV
Aviso Legal Política de Privacidad RSS Condiciones de suscripción Política de cookies