NEWSLETTER | PUBLICIDAD |
EDICIÓN ESPAÑA

OPINION

Canarias, 165 millones; Baleares, 0 millones

La crisis sanitaria está siendo una prueba de fuego para analizar la gestión de los distintos gobiernos autonómicos, su capacidad para superar una situación que nunca se había vivido desde que España comenzó a recibir turistas.

Después de algunos meses ya se puede analizar con bastante rigor la capacidad de los gobiernos para adaptarse a esta situación, que no es nada fácil. En este caso, conviene comparar qué están haciendo Baleares y Canarias, dos de las comunidades turísticas punteras, para reactivar la economía o, al menos, ayudar a las empresas para lograr que puedan sobrevivir durante un 2021 que se presenta incierto.

Este digital ha publicado que el Gobierno autonómico canario ha conseguido habilitar una partida de 165 millones para ayudar a aquellas empresas y autonómos afectados por la crisis sanitaria. Buscará fondos propios, dinero que no se haya gastado, o incluso puede habilitar un crédito extraordinario para conseguir ese dinero, que seguramente supondrá un respiro para todos aquellos que reciban ayudas y no préstamos para endeudarse de por vida.

Baleares, en cambio, ha recorrido un camino totalmente diferente. La presidenta del Gobierno balear, Francina Armengol, viajó este jueves a Madrid para pedir ayuda al Gobierno central para que ponga el dinero. La ministra Calviño ha dado largas a la líder balear y ha dicho que viajará a Baleares para analizar cómo pueden ayudar a empresarios y autónomos.

Armengol debe considerar que la situación que se vive en Baleares no es lo suficientemente importante para solicitar un crédito extraordinario de 200, 300 o 1.000 millones para evitar miles de quiebras, despidos y, en definitiva, la miseria en Baleares.

Hasta los hoteleros de las islas, que siempre han bendecido la política turística de Armengol sin decir ni “mu” durante los últimos años, se están comenzando a hartar de la falta de iniciativa de la líder socialista y de su consejero de Turismo, Iago Negueruela, que a su errática gestión turística ha decidido sumar el cargo de portavoz del Gobierno, con jefe de prensa incluído, claro, que en la administración autonómica siempre hay dinero para nombrar altos cargos y engordar el gasto corriente.

No se trata de una cuestión partidista porque tanto Armengol como el presidente canario, Angel Víctor Torres, pertenecen al PSOE, pero sus políticas y sensibilidad en materia turística no tienen nada que ver, ni por asomo.

Por eso la mitad de los hoteleros de Baleares ya han anunciado que no abrirán sus establecimientos este verano. Todo el trabajo hecho por varias generaciones de empresas turísticas y por cientos de miles de trabajadores depende, por desgracia, de políticos sin oficio ni beneficio que en más de una ocasión han dejado claro que sin turistas estarían mucho mejor.


Acepto la política de protección de datos - Ver


Comentarios

Ordenar:   nuevos | antiguos | más valorados

que mas podemos esperar de una presi con frases como ” “No comparto que un rapero vaya a la prisión por cantar”, esta frase no tiene mucho de ver con el turismo, solo que nos da una idea de su capacidad intelectual y educación.

El tal Pablo es un fascista que ha ido a prisión por reiteradas amenazas de muerte y agresiones. Dejemos el RAP aparte.

Noticias relacionadas



Encuesta

¿Está a favor del pasaporte de vacunación europeo?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...




Comentarios recientes


Revista Preferente | REPORTUR | arecoa.com | Radio Bellver
Aviso Legal Política de Privacidad RSS Condiciones de suscripción Política de cookies