Les confieso que yo no soy un ambientalista. Que no me verán nunca detrás de una pancarta defendiendo la protección de nada. Que ni nadie nunca me ha llamado ecologista porque, simplemente, no hay motivo. Que no estoy en esta onda. Pero, sin embargo, cuando leo las noticias... Seguir leyendo...