NEWSLETTER | PUBLICIDAD |
EDICIÓN ESPAÑA

PERISCOPIO TURÍSTICO

Una bióloga balear al frente del Turismo

Vuelve el reparto por “cuotas territoriales” de la Secretaría de Estado para el Turismo en este caso para Baleares, uno de los territorios donde más se entiende de la cosa, entre otras razones porque el turismo es un monocultivo claro.

De Baleares han salido preclaros líderes del turismo español, europeo y mundial desde los Barceló a los dueños del Grupo Meliá pasando por una lista sin fin de emprendedores de alto standing. No es la primera vez que la manija ejecutiva del Turismo (a gran escala) se pone en manos de un ciudadano/a balear. Ya antes en el gobierno del infausto Zapatero, Joan Mesquida, quien estuvo al mando también de la Guardia Civil, ocupó dicha vicecartera. Después llegaría Isabel Borrego y, más adelante, en el último gobierno Rajoy fue una canaria la que pasó sin pena ni gloria por un cargo absolutamente vital para los intereses nacionales hasta que, finalmente y por el momento, las Islas Baleares recuperan dicho dicasterio.

Dicen que Isabel (Bel) Oliver aterriza en Madrid, con fines de semana en su isla (naturalmente), después de que la presidenta autonómica Armengol exigiera al nuevo primer ministro ese puesto para una amiga y para una correligionaria que precisamente no estuvo partidariamente en su momento del lado vencedor dentro de aquella brutal guerra civil en el PSOE. No creo que la señora Oliver conociera a la ministra Reyes Maroto porque ya sabemos que la Secretaría de Estado para el Turismo, como la presidencia de la Red de Paradores, es algo que se reserva exclusivamente a la decisión del inquilino de la Moncloa.

Bien. Establecido el marco general (que como mucho aguantará dos años) pasemos a la letra pequeña. Al menos, Bel Oliver, aunque bióloga de formación (esperemos que en esta ocasión el CV oficial se compadezca con la realidad), tiene experiencia en el chollo. Dicen que ocupó la secretaría general técnica en la consejería de Turismo en aquel ejecutivo autonómico de Francisco Antich. ¡Algo es algo! De modo y manera, amén de su filiación partidaria, que a la nueva y flamante secretaria de Estado nada de lo que ocurre en el Turismo le puede ser ajena. Una ventaja, sin duda.

Pero no podemos engañarnos. Lo que se necesitan son ideas en el sector. Ideas nuevas, realistas sí, pero innovadoras e incluso rompedoras. Que desde el poder público se acompañe a las iniciativas de empresarios y emprendedores y despejen el campo para poder llevar a cabo un nuevo horizonte. Muchos de los lectores que tienen su negocio apostado en el Turismo me dirán que se darían con un canto en los dientes con el simple hecho de que no pongan o intenten poner verjas en el descampado.

Me dicen también desde el Ministerio que el equipo de técnicos en la Secretaría de Estado ha dejado planes de futuro lo suficientemente ambiciosos como para no tener que inventar lo que es un hecho. Está por ver también si la nueva jefa del caserón de Capitán Haya se desprende de todos ellos, los coloca un caperuzón y utiliza su capacidad en la causa común que nos ocupa.

Desear lo mejor a la nueva mandamás y exigirle, eso sí, sentido común (que es gratis), trabajo y voluntarismo porque vamos a estar muy atentos a qué dedica los recursos que el esquilmado contribuyente pone en sus manos.

Precisamente en sus manos ha puesto el Gobierno de la Nación la joya de la Corona. Que sepa utilizar o no la enorme posibilidad concedida será objeto de seguimiento por nuestra parte. Las palabras han sido siempre e históricamente en esta área gubernamental más importantes que los hechos.   

Parece haber llegado la hora de los hechos, hechos y hechos.  


Acepto la política de protección de datos - Ver


Noticias relacionadas


Encuesta

¿Cree que al Gobierno debe ser más claro y apoyarse más en los líderes turísticos?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...




Comentarios recientes


Revista Preferente | REPORTUR | arecoa.com | Radio Bellver
Aviso Legal Política de Privacidad RSS Condiciones de suscripción Política de cookies