“Esta noche hemos aprendido que debido a las dificultades y la posible bancarrota de Thomas Cook, los turistas se enfrentan a pagar las facturas por su alojamiento”, ha manifestado uno de los afectados a través de su cuenta de Facebook. El hotelero pretendía recuperar su dinero ante la posibilidad de que Thomas Cook suspenda pagos y no pueda cobrar del mayorista.

“A los huéspedes que deben partir esta noche en vuelos a casa no se les permite salir hasta que paguen nuevamente, ya que ya han pagado en Gran Bretaña, y se les dice que pueden reclamar de Atol (el programa de protección de vacaciones del gobierno”, ha declarado uno de los turistas a The Independent. “No se permiten autobuses de transferencia para ir al aeropuerto. Los huéspedes que se niegan o no pueden pagar nuevamente por sus vacaciones están retenidos como rehenes ”.

Mientras tanto, una coalición de emergencia de algunas de las aerolíneas más grandes de Europa, incluidas British Airways y Virgin Atlantic, está en alerta máxima para rescatar a los clientes de Thomas Cook si el operador turístico no puede salvarse del colapso en 24 horas.