NEWSLETTER | PUBLICIDAD |
EDICIÓN ESPAÑA

Tenía alquilados cuatro aparatos

Golpe a la aeronáutica rusa: Brussels Airlines devuelve sus aviones Sukhoi

Horrible contratiempo para la industria rusa de la aviación y para Vladimir Putin, su impulsor. Un golpe del que es difícil que se recupere. Rusia está intentando hacerse un hueco en el mercado de la fabricación de aviones comerciales con el SSJ-100 Sukhoi, un avión que compite con los Embraer brasileños, los Airbus 200 o incluso con los Bombardier, un poco más pequeños. Y pronto también con los aviones chinos C919, que acudirán al mismo mercado.

Los rusos, que históricamente tuvieron una poderosa industria de la aviación, con Tupolev e Illiushin como dos marcas de renombre, habían perdido el mercado debido a sus problemas tecnológicos. Sukhoi era la oportunidad. Por supuesto, muchas compañías rusas tienen esos aviones, pero nadie valora estas decisiones como argumentos de mercado.

Hasta que el año pasado, Brussels Airlines, la compañía propiedad de Lufthansa, firmó un contrato con la irlandesa CityJet para operar cuatro de estos aviones Superjet 100, de fabricación rusa. Desde entonces, estos aviones vuelan regularmente entre Bruselas y Nantes, en Francia y Birmingham en Gran Bretaña. El primer avión de este modelo salió al mercado en 2011, pero no se homologó hasta el final de 2016 por problemas con los metales que causaron un accidente en Aeroflot.

Pero finalmente, están operativos. Sin embargo, a Brussels Airlines se le acabó la paciencia. El número de vuelos que se han tenido que anular por problemas técnicos es tal que la compañía belga no lo ha dudado y ha pedido la cancelación del lease y la devolución de los aviones. A finales de octubre, el acuerdo entre CityJet y Brussels se acabó y en lugar de los aviones rusos se volverá a operar con los canadienses CRJ-900. Aún hasta marzo habrá algunos servicios operados por estas aeronaves, pero en marzo se acabó.

La decisión de Brussels Airlines supone prácticamente un golpe mortal a las aspiraciones de Sukhoi de devolver a la industria aeronáutica rusa a los mercados mundiales. Las aerolíneas son hoy muy exigentes en este sentido porque las complicaciones que generan aviones con índices de averías superiores a las medias son costosísimas.

Según publica el diario L’Echo de Bruselas, la compañía aérea se queja incluso de que los manuales operativos de los aviones no están correctamente traducidos del ruso, lo que resulta inadmisible para que el fabricante ruso pretenda competir.

Además de Brussels Airlines, sólo otra compañía aérea occidental opera estos aviones, Interjet de México, que compró 22 aviones. En estos momentos, la compañía mexicana está en una pésima situación económica porque ha tenido que endeudarse para retirar los aviones rusos, inoperantes por las averías, por Airbus 320. En el mes de octubre, por ejemplo, sólo 11 de los 22 aviones despegaron alguna vez. Los otros ya no vuelan, pese a que son nuevos.


Acepto la política de protección de datos - Ver


Noticias relacionadas


Encuesta

¿Esta a favor de que el Gobierno traspase Paradores a las autonomías?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...





Revista Preferente | REPORTUR | arecoa.com | Radio Bellver | kbaTV
Aviso Legal Política de Privacidad RSS Condiciones de suscripción Política de cookies