NEWSLETTER | PUBLICIDAD |
EDICIÓN ESPAÑA

Tiene en mente un importante desembarco en el sector

Enorme expectación entre los gigantes turísticos con el empuje de Amazon

Amazon tiene una ventaja competitiva como es el registro de las tarjetas de crédito de sus usuarios, con lo que la compra de un viaje queda a golpe de click
Los 'vips' turísticos consultados por preferente.com consideran que las estrategias comerciales de sus empresas van a experimentar una transformación con la pujanza de Amazon

Los ‘vips’ del Turismo admiten seguir con expectación la imparable pujanza de Amazon y sus posibilidades en la industria para convertirse en un canal decisivo como distribuidor. Amazon no deja de disparar los crecimientos en sus resultados; tiene en mente un importante desembarco en el sector, y sobre todo, posee registradas las tarjetas de crédito de los usuarios, a diferencia de Google o Facebook.

 

amazonMeliá, Hotelbeds, Ryanair y Destinia, es decir, los referentes en cada uno de sus sectores —hotelería vacacional, bancos de camas, aerolíneas y OTA—, han coincidido en los últimos tiempos en resaltar el prometedor futuro de Amazon cuando decida apretar el acelerador en su desembarco a fondo en el negocio de vender viajes (Meliá, pionera en vender reservas en Amazon por el Black Friday).

 

Meliá, como reveló preferente.com el pasado noviembre, se convirtió en la primera cadena mundial en apuntarse a la venta de habitaciones en Amazon. En diciembre, era Hotelbeds la que afirmaba conceder más potencial a Amazon que a Facebook en la distribución hotelera (Joan Vilà (Hotelbeds): “Amazon tiene más potencial que Facebook en distribución hotelera”).

 

Los ‘vips’ turísticos consultados por preferente.com consideran que las estrategias comerciales de sus empresas van a experimentar una transformación con la pujanza de Amazon, y se prevé que vaya va a arañar una destacada cuota en el mercado de la publicidad a Google y a Facebook, cuyos últimos resultados trimestrales no siguen ni de lejos el auge imparable de la plataforma de Jeff Bezos (SolBooking, la primera europea en ofrecer cheques regalo de Amazon al reservar).

 

En el último trimestre de 2017, Amazon ganó unos 1.500 millones de euros, un 147 más que en el mismo periodo de 2016, mientras Google en ese mismo periodo sufría las primeras pérdidas trimestrales de su historia que achacaba a la reforma fiscal de Donald Trump, en paralelo a que a que hacía unas semanas Bloomberg y Forbes situaban a Jeff Bezos como el más rico de la historia, superando a Bill Gates.

 

Amazon siempre ha demostrado tener en mente un desembarco potente en el turismo, pues además de que uno de los negocios de su fundador es de viajes espaciales, ha emprendido en los últimos tiempos proyectos piloto que no terminaron de cuajar, como concretamente en Reino Unido, donde lanzó plataforma de ofertas de viajes (Amazon Destinations) que dejó de funcionar a finales de 2015, al mismo tiempo que su app (Amazon liquida su plataforma de reservas hoteleras).

 

Amazon, no obstante, volvió a la carga con un dispositivo que permite reservar hoteles, vuelos y coches de alquiler, entre otros, a través de la voz en el mercado anglosajón, con un desarrollo elaborado por metabuscadores de viajes online como Kayak o Expedia, que han visto en Amazon un potencial aliado, en una colaboración que consiste en que a través de su plataforma Alexa pregunta a Kayak para que le busque un vuelo o le reserve un hotel.

 

El canal voz que también impulsa Whatsapp y que Iberia también explora es la forma en la que Amazon intenta aumentar su presencia en la industria, aprovechando su creciente tendencia al monopolio por su enorme cuota, siguiendo una de las bases del capitalismo de Airbnb —como el pago mínimo de impuestos—, y que ha sido denunciado por distribuidores como El Corte Inglés por falta de equidad (Ofensiva institucional de El Corte Inglés frente al auge de la distribución online).

 

Pero la clave para los primeros espadas del turismo es que Amazon tiene una ventaja competitiva que usada con tino sería decisiva para convertirse en un actor referente en el turismo como es el registro de las tarjetas de crédito de sus usuarios, con lo que la compra de un viaje queda a golpe de click, a diferencia de otros canales donde el consumidor tiene que dar pasos y escribir los datos de sus tarjetas.

 

Así, un ejemplo a seguir para Amazon sería el caso en China de su réplica Alibaba, que con Alitrip —ahora renombrada como Fliggy—, ha tenido éxito con una alianza nada menos que con Tui, para llevarse parte del crecimiento que ansiaba Ctrip, la mayor OTA del gigante asiático en la que participa Booking.com como accionista de referencia (Tui escoge una filial de Alibabá para extenderse a China).

 


Acepto la política de protección de datos - Ver


Ordenar:   nuevos | antiguos | más valorados

Es ilegal guardar datos de tarjetas. Pero el usuario no lo sabe y acepta todas las condiciones como un loco.

Es lo que tiene la venta por internet: los usuarios aceptan, por defecto, todas las condiciones sin leer detenidamente lo que aceptan pero en el caso de la venta física tienes que informar de todo y andarte con mucho cuidado para que no equivocarte en nada, ya que de lo contrario te van a denunciar o lo que haga falta. Al poderoso no se atreven pero al pequeño hay que ir a por él.

Noticias relacionadas


Encuesta

¿Le parece bien que Correos se ponga a vender viajes?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...




Revista Preferente | REPORTUR | arecoa.com | Radio Bellver | kbaTV
Aviso Legal Política de Privacidad RSS Condiciones de suscripción Política de cookies