NEWSLETTER | PUBLICIDAD |
EDICIÓN ESPAÑA

Periscopio turístico

El gigante de Plaza España (Riu)

El Riu Plaza España está a punto de levantar la persiana y abrir sus puertas para que sus inmensas estancias puedan ser disfrutadas por clientes en sus 585 habitaciones y demás parajes acogedores.

Es una magnífica noticia para Madrid, en particular, y para el turismo español en general. Creo que la familia Riu acertó plenamente cuando decidió hacerse con el enorme coloso de uno de los lugares más emblemáticos de la capital de España. Como todo en la vida conllevó riesgo, inversión, trabajo y apuesta. Daría, sin embargo, la sensación de que a las primeras de cambio dicha opción empresarial empieza a cosechar éxito.

Así parece desprenderse de la visita periodística que llevó a cabo con profesionales del sector el director de Riu Plaza España. Más allá de los denarios y las rentabilidades de la familia mallorquina, lo que interesa en este rincón periodístico subrayar es que Madrid –como rompeolas de todas las Españas– necesitaba ya que uno de sus edificios más emblemáticos estuviera en uso y vigor. Muchos empresarios se quejan de que la capital adolece de hoteles de gran tamaño, incluso de gran lujo, sobre todo, con la vista puesta en el turismo de convenciones y congresos donde nuestro país puede dar la gran batalla todavía por desencadenar.

Así lo demuestra el hecho de que –según el propio director– tienen prácticamente reservados todos los salones propios del fin recitado anteriormente. Estoy seguro que tendrá un enorme éxito en un corto y medio plazo, porque, además, se aprovechará de la publicidad directa y convencional que los grandes medios le harán a partir de ahora. Es más, ya se lo están haciendo.

LEGADO

El anterior gobierno municipal de Madrid exigió muchos requisitos a Riu para poder llevar a cabo su proyecto. No hay que olvidar que antes estuvo un ciudadano chino que tenía más dinero que palabra y no llegó a entender nada de lo que el edifico representaba en la reciente historia de Madrid; luego vino un aventurero que intentó quedarse con unas plusvalías al socaire de que rumiaba el viento. Ese legado arquitectónico de mitad del siglo XX se ha conservado. No está reñido intentar hacer un buen negocio con conservar parte de la historia de una gran ciudad.

Creo que el caso del edificio Plaza España en Madrid puede ser extendido –aunque en menores dimensiones y en otros contextos, obviamente– a otras ciudades españolas. Hay sitio para todos. A unos metros del nuevo Riu hace no mucho que se inauguró otro hotel de lujo y por las informaciones que tengo les va estupendamente. Hay sitio para todos, aunque como dice el clásico nadie es imprescindible.

En el verano turístico español que comenzó oficialmente hace algunas semanas las noticias son contradictorias. Mientras el Gobierno del inexistente Sánchez afirma que se batirán récords –así lo compramos– agentes del Sector confirman una desaceleración en la llegada de visitantes, básicamente por la recuperación de destinos competidores que siempre resultan mucho más baratos.

Hoy, sin embargo, yo me quiero quedar oteando el horizonte desde la terraza –con piscina– del Riu Plaza España.

¡Para qué lacerarse antes de tiempo!


Acepto la política de protección de datos - Ver


Noticias relacionadas


Encuesta

¿Cree que deberían darse subvenciones públicas a Ryanair?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...






Comentarios recientes

Revista Preferente | REPORTUR | arecoa.com | Radio Bellver | kbaTV
Aviso Legal Política de Privacidad RSS Condiciones de suscripción Política de cookies