NEWSLETTER | PUBLICIDAD |
EDICIÓN ESPAÑA

Periscopio turístico

Del Orgullo a un nuevo récord veraniego

La celebración del Orgullo en la edición 2019 en Madrid ha venido a volver a llenar las arcas de muchos empresarios turísticos (fundamentalmente hoteleros) y también a demostrar que los tiempos están cambiando como hace más de 40 años cantaba Bob Dylan.

La libertad, además del bien más preciado del hombre, puede resultar también un buen negocio que coadyuva a vender el país y a inocular dinero fresco para cuando los arados se tornen en lanzas.

Hablan y calculan de 350 a 400 millones de euros los ingresos para la ciudad de Madrid, cada vez más imbatible en temas turísticos, que ha dejado la reciente celebración de gays y lesbianas. Se ha celebrado, como debe ser, en naturalidad, fiesta y tolerancia. Algo esencial también para el desarrollo turístico. Gentes, además, con elevado poder adquisitivo que han llenado hoteles de tres y cuatro estrellas.

Poco más que añadir a otra forma de turismo. Habría que ir pensando en buscar fórmulas similares y de otras latitudes.

EL VERANO MILLONARIO

Pese a determinados augurios –ya se sabe que las previsiones se hacen para nunca acertar– el verano 2019 volverá a marcar un nuevo récord en la llegada de turistas extranjeros a España que buscan fundamentalmente nuestras costas y nuestras islas. Algo queda para el interior y las grandes ciudades pero en dígitos marginales.

Los cálculos gubernamentales –esperemos que en esta ocasión acierten o se aproximen a su desbordado entusiasmo– estiman que este verano llegarán 30 millones de visitantes que dejarán unos 34.000 millones de euros que es una cifra realmente a considerar. Como siempre, no cae el dinero a gusto de todos y en ciudades como Barcelona ya se exhiben pancartas en contra de los turistas. ¡Están en su derecho! Unos y otros.

Básicamente, las nacionalidades europeas que vuelven a llevarse la palma son la británica y la alemana. Poco parece importarles a los ingleses, escoceses y galeses lo del Brexit y que el señor Farage continúe tomándoles el pelo. Ellos vienen aquí a disfrutar de nuestro clima, de la seguridad, de la comida y todo ello todavía a precios muy asequibles a sus boyantes economías.

Y eso que no tenemos Gobierno ni visos de que lo haya. Las sociedades civiles, afortunadamente, se están imponiendo a los poderes políticos e institucionales y ello, por si mismo, es una conquista de la civilización.

Lo esencial es que España mantenga al turismo como su primera industria nacional. Con todas las reformas que hagan falta, con todas las prevenciones que se estimen oportuno, pero que nuestro sector marque pautas de buen hacer. De otra manera, sería imposible que año tras año repitieran unos y otros. Si algo no es el consumidor es precisamente tonto.

Ojalá, en efecto, que las previsiones gubernamentales den en el clavo e incluso que se superen. El turismo –con todos los peros y estacionalidades que se quieran– es una garantía de riqueza, empleo y bienestar para España y sus habitantes. Alguien me dirá acto seguido que más para unos que para otros.

¡Claro! Como en todos los estadios de la vida.


Acepto la política de protección de datos - Ver


Ordenar:   nuevos | antiguos | más valorados

Ya podía la señora alcaldesa tratar con tanta naturalidad, fiesta y tolerancia, a otros colectivos, y no sólo a los gays. Aunque yo lo del orgullo no lo tengo muy claro. Para eso habría que demostrar normalidad, y no pluma y mariquitería.

Noticias relacionadas


Encuesta

¿Cree que las huelgas en las aerolíneas conseguirán sus objetivos?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...




Comentarios recientes

Revista Preferente | REPORTUR | arecoa.com | Radio Bellver | kbaTV
Aviso Legal Política de Privacidad RSS Condiciones de suscripción Política de cookies