NEWSLETTER | PUBLICIDAD |
EDICIÓN ESPAÑA

Opinion

¿Por qué viajamos con el más barato?

Es bastante llamativo comprobar cómo la mayor parte de los ciudadanos parecemos creer que las empresas han de anteponer el bien común al beneficio. Lo podemos escuchar a diario, lo podemos leer en la prensa, lo podemos ver en cualquier foro. En Preferente, la mayor parte de los lectores, por no decir todos, acusan a las aerolíneas de querer ganar dinero, que no querer pagar sueldos altos, de abandonar las ciudades a las que vuelan cuando las cosas van mal. Hace unos días, supongo que un canario decía indignado que la aerolínea de los Hidalgo fue al archipiélago a ganar dinero y que cuando vio que aquello no iba, se marchó. A continuación, se indignaba. Igual que todos: mucho enfado con estos desaprensivos. Nos ponemos duros porque, decimos, anteponen sus intereses a los de la sociedad. Es que, por encima de todo, quieren ganar dinero.

Ya me siguen en lo que quiero decir, y de lo que sobran evidencias.

Sin embargo, si miramos este mismo asunto pero desde el punto de vista de los ciudadanos, las cosas no son mucho mejores. ¿Conoce usted a alguien que trabaje de más sin pasarle la factura al empresario? ¿Alguien está dispuesto a dar algo a cambio de nada? Al menos, sin esperar un ascenso, un reconocimiento, sin buscar una compensación de alguna forma. ¿Ha visto usted a alguien que compre un billete de avión en una compañía más cara sólo porque es una empresa más humana? ¿O es que no sabemos quién es el líder indiscutible en Europa? ¿O no sabemos que el precio es el factor absolutamente decisivo en la elección de una aerolínea, siempre que el avión no se caiga?

Incluso cuando viajamos a algún lugar especialmente caro, lo hacemos para obtener como mínimo un rendimiento social de ello y, por supuesto, al volver le damos la paliza a todo amigo y conocido con el fantástico viaje, del que todos entendemos que sólo se benefician unos pocos. Que se fastidien.

Quiero con esto decir que desde un punto de vista moral, probablemente tenemos razón en defender a las empresas y empresarios que son sensibles con el medio ambiente, con los trabajadores, con el factor humano; a los que por encima de todo ponen su función social. Sin embargo, en lo económico, somos absolutamente implacables: todo es una cuestión de precio calidad y lo demás importa bien poco. O nada. ¿O es que no compramos nuestra ropa en China, si es más barata? ¿O no sabemos cómo se las gastan algunas empresas de las que somos clientes?

De todos modos, que nada de esto nos impida seguir moviéndonos por la vida como si el altruismo fuera un factor fundamental. Al menos el altruismo ajeno, que del propio hay bien poco. Recuerdo con tremenda tristeza que, cuando hace unos años se publicó la noticia de que un taxista se había presentado en su ayuntamiento a devolver un paquete con medio millón de euros que se había dejado un cliente, la gran mayoría de los lectores opinaba que este hombre era simplemente un bobo. Los mismos que clamamos por la justicia social.

Eso, tampoco el turismo se libra del cinismo.


Acepto la política de protección de datos - Ver


Ordenar:   nuevos | antiguos | más valorados

Por suerte todavía queda gente honesta en el mundo que devuelve, como corresponde, lo que no es suyo.

Efectivamente, el altruismo no existe en las relaciones capitalistas como entendió Marx hace ya más de 150 años y por eso desarrolló el concepto de lucha de clases. Al proletariado productor y consumidor solo le queda enfrentarse al egoísmo empresarial para arrancar de su cuenta de resultados los derechos sociales.

¿Estás hablando en serio?¿Vas a venir a estas alturas de la película a decir que el comunismo es la panacea? ¿Pero no ves los maravillosos ejemplos que tenemos en Vietnam, Laos, Corea del Norte y Cuba, por nombrar algunos? Porque llamar ya a China y Rusia comunistas suena a chirigota…. Y mira a los comunistas en España. Mira a Ana Belén y Víctor Manuel como reparten con los pobres el producto de su trabajo… Mira al Marqués de Galapagar como acoge a los sin papeles en su choza… Anda ya, que ese cuento ya no se lo cree nadie.

Pues no defiendo el comunismo, más bien al contrario, pero poner de ejemplo comunista a Vietnam, donde puedes ver Rolls Royce por las calles -yo los he visto en Hanoi- que es lo más parecido a China, en falta de libertades y un capitalismo salvaje, pues no sé yo. O como Vd. bien dice donde en China el CEO de una aerolinea, se lleva 2 millones de dólares anuales, eso si es miembro del Buró político del Partido, eso sí.

¿En serio a estas alturas todavía alguien puede defender a Marx o al comunismo?
Falta mucha lectura y conocimiento de la historia

La Comisión Nacional de Competencia (CNC) asegura en un informe hecho público este jueves que las dos aerolíneas españolas que más subvenciones ha recibido de los gobiernos autonómicos entre 2007 y 2011 han sido Air Nostrum y Vueling, así como la desaparecida Lagunair.

En su informe sobre ayudas públicas, la CNC detalla que la cantidad de los fondos públicos en el citado periodo roza los 250 millones de euros entre las administraciones del ámbito territorial de las distintas comunidades autónomas y los diferentes aeropuertos indirectamente afectados, con un reparto “muy desigual”.

Me ha gustado mucho el artículo. Efectivamente, el empresario se juega su patrimonio, no es una ONG! Lo que se le debe exigir es que cumpla las leyes, especialmente las que algunos incumplen (laborales y de Seguridad Social, y tributarias)
En cuanto al taxista, hace tres o cuatro años se hizo una prueba a nivel mundial, en 100 países, se dejaron 100 carteras con dinero en la calle, como si alguien las hubiera perdido. En países como Suiza, Singapur y Finlandia el 100% de los que las encontraron las entregaron a la policía, ayuntamiento, etc. En España, el 1%! Quedamos últimos empatados con otro país lleno de gente honrada! Da que pensar!

Port la misma razón, que se traslada producción a un país más barato, como hacen las marcas, poniendo el made in Spain, o el que sea vendiendo al mismo precio, con un margen mucho mayor, o por la misma razón que se hacen millones de horas gratis, o por los que se pagan salarios xxxcientos euristas…. Y porque seguramente, los que vuelan en las suites de las aerolineas del golfo a 20tantos miles de euros, one way, nunca usarán lo más barato.

Es probable que el mas barato termine siendo el mas caro.
Dado que estamos dentro de un sistema de permanente engaño comercial.

Ya lo dice la vieja frase : ¨La alegría de un bajo precio, nunca compensará la amargura de un mal producto¨

Gracias Alvaro por tu publicación.

Noticias relacionadas


Encuesta

¿Cree que los disturbios en Cataluña del independentismo afectan al turismo?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...





Revista Preferente | REPORTUR | arecoa.com | Radio Bellver | kbaTV
Aviso Legal Política de Privacidad RSS Condiciones de suscripción Política de cookies