NEWSLETTER | PUBLICIDAD |
EDICIÓN ESPAÑA

El director general de Transavia da a entender que el conflicto será serio

Holanda se moviliza contra Air France

Fin de semana de movilización en Holanda en contra de Air France y en favor de KLM, el socio de la primera en el tercer gran consorcio aeronáutico de Europa, junto con British e Iberia y Lufthansa con Swiss, Brussels y Austrian. Los trabajadores, en un movimiento sin precedentes, consiguieron 17 mil firmas en favor de que se renueve por cinco años a Pieter Elbers al frente de la aerolínea. Se espera que la recogida de firmas llegue a las 30 mil adhesiones, casi toda la plantilla de la empresa (Crisis aérea: estalla la guerra entre Air France y KLM).

Por otro lado, Ten Brink, el máximo responsable de Transavia, la filial low-cost de KLM, escribe en la prensa este fin de semana para decir que KLM y Transavia están totalmente vinculados (“inextrincablemente”, asegura), y se posiciona abiertamente en favor de Elbers. “Espero sinceramente que Pieter Elbers sea reelegido lo antes posible. Si continúa nos beneficiaremos de la estabilidad que aporta”, en un mensaje inequívoco a París que sugiere que la caída de Elbers puede tener graves consecuencias. Ten Brink habla de las diferencias entre París y Amsterdam: Francia quiere centralizar, Holanda descentralizar. Y Brink dice que este es un debate “antiguo”.

La movilización de este fin de semana, así como el artículo de Brink, todo publicado en la prensa holandesa, es parte de la reacción flamenca ante la probable intervención abierta de Air France en KLM. Algo similar a lo que ha ocurrido con Lufthansa y Brussels Airlines, la aerolínea belga, a la que le impusieron los gestores alemanes y se la ha convertido en una low-cost de largo recorrido que en su momento terminará por denominarse Eurowings.

Pero hay una diferencia: mientras Lufthansa gana dinero, Air France pierde y sólo presenta números positivos por los beneficios de KLM y por su negocio de mantenimiento de aviones. Eso viene creando mal ambiente desde hace unos años, hasta que ahora, Ben Smith, el nuevo director general del grupo, también con poder sobre KLM, ha decidido unificar de verdad las dos empresas, reduciendo sino eliminando la autonomía de KLM. Pieter Elbers es un férreo defensor de KLM como identidad separada. La culminación de la tensión tuvo lugar el verano pasado cuando el director general del grupo se marchó y parecía obvia la promoción de Elbers al frente del conglomerado. Pero Francia se opuso y prefirió buscar por su cuenta a alguien en el extranjero, contratando finalmente a Ben Smith, antiguo director de operaciones de Air Canadá.

En la operativa, hasta ahora KLM tenía independencia financiera y estratégica que, claramente, Smith desea anular.

El conflicto se venía manteniendo con cierta discreción hasta que un periódico de Amsterdam publicó la celebración de una cena en la embajada francesa en La Haya (Francia es accionista de Air France, como el gobierno de Holanda lo es de KLM) con parlamentarios locales para explicarles los planes que tiene París y a la que habría asistido Ben Smith. En esa cena se indicó que el próximo mes de abril, cuando culmina el contrato de Elbers, no se le renovaría.

La prensa francesa lleva muchas páginas contando la historia pero no hay un ángulo francés, sino sólo una descripción del conflicto. En La Tribune, por ejemplo, se dice que el cese de Elbers puede provocar un conflicto que sobrepase a las aerolíneas y afecte a los dos países. La revolución en Amsterdam puede ser grave.


Acepto la política de protección de datos - Ver


Noticias relacionadas


Encuesta

¿Acierta Globalia nombrando a Miguel Ángel Sánchez como director general?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...





Revista Preferente | REPORTUR | arecoa.com | Radio Bellver | kbaTV
Aviso Legal Política de Privacidad RSS Condiciones de suscripción Política de cookies