NEWSLETTER | PUBLICIDAD |
EDICIÓN ESPAÑA

Polémica en el sector turístico

Los ‘influencers’ se defienden: dicen que salen rentables

Los 'influencers' se consideran "una idea perfecta para potenciar un negocio como un hotel"
Justifican que los hoteles no tienen que hacer ningún gasto extra porque ceden habitaciones vacías

Indignación de los agentes con el intrusismo de ‘influencers’

Los ‘influencers’ han decidido pasar al “ataque” tras haber sido cuestionados en estos días por agentes de viajes y hoteleros, que critican que tengan tanto peso específico a la hora de recomendar establecimientos hoteleros y que se hayan convertido en una amenaza real para los profesionales del Sector.

 

influencerEl portal influencity blog asegura que los ‘influencers’ son “una idea perfecta para potenciar un negocio como un hotel en el que la experiencia es la base principal de la acción, pero siempre con condiciones”. Aunque admiten que no todas las elecciones de ‘influencers’ son válidas, sus opiniones tienen un impacto en un número de personas “interesante para que sea rentable”. “No todo es el número de seguidores; debemos cerciorarnos de que el ‘influencer’ posee una comunidad de seguidores fieles y que creen en su opinión, ¿cómo?, ¡Miremos su ‘engagement’ y la conversación que crea!” (Indignación de los agentes con el intrusismo de ‘influencers’).

 

Los ‘influencers’ resumen en tres beneficios sus participación en promocionar un establecimiento turístico. En primer lugar, dicen, consiguen que un hotel tenga notoriedad en la mente de la audiencia del ‘influencer’. En segundo lugar, “los hoteles tienen la posibilidad de poder comunicar a su público objetivo su filosofía, sus valores o la propuesta valor que le diferencia de otro establecimiento mediante herramientas tan frescas y dinámicas como vídeos en Youtube o Insta Stories”.

 

Por último, los ‘influencers’ dicen que sus seguidores que confían en ellos para “prescribir un hotel y además mostrar su experiencia con tanta facilidad hará que la audiencia genere sentimientos positivos por los servicios que ofrece el hotel”.

 

El blog Influencity destaca que los hoteles lo que hacen es ceder una habitación que estaría desocupada de igual manera y con unos gastos (agua, luz o sueldos) que ya están contemplados por las empresas turísticas (Barceló se inspira en los ‘influencers’ para atraer nuevos viajeros).

 

“Si trabajamos con un influencer de 100.000 seguidores y un ‘engagement’ del 7% aseguramos la interacción de 7.000 personas con un contenido en nuestro hotel y unas impresiones de alrededor de 60.000-70.000 espectadores en Instagram por noche”, explican los hoteleros, que añaden: “Si contemplamos un escenario en el que los gastos para el hotel son los de ceder una habitación a un ‘influencer’ a cambio de 70.000 impactos a su público objetivo, ¿Todavía podemos pensar que no es rentable?”.


Acepto la política de protección de datos - Ver


Ordenar:   nuevos | antiguos | más valorados

Totalmente de acuerdo. Hay influencers que con un solo video de Youtube tienen el doble de visualizacipnes que los dos programas más vistos de la historia: La final de OT 1 y la final del Mundial de Sudáfrica. Con un solo video. El doble. No sé si me explico. Esto tiene mucho más curro detrás de lo que la gente se cree, no es ponerse delante de una cámara a grabar y ya está. Pero como el turismo está lleno de dinosaurios, no saben de qué va esto. A ver si van cogiendo las riendas gente joven. Qué prefieres alojar a un chaval y que lo vea 1 millón de personas o gastarte 120.000 € en un anuncio de 2 segundos que lo ven 20000? Es que no vemos más allá.

A estos vividores ni agua.

Es increíble e inaudito a lo que ha llegado la sociedad. Ser influenciados por “influencers “, personas normalmente de escasa cultura por no decir ninguna, que pretenden vivir sin dar un palo al agua. Lo más indignante es que muchos de ellos viven muy bien y ganan cantidades ingentes de dinero por una simple foto. La especialización, la cultura del estudio, ha pasado ya a un segundo término, estamos creando verdaderos incultos , verdaderos monstruos que prefieren vivir atados a un teléfono y vivir en las redes sociales en vez de cara a la sociedad. Supongo que muchos pensarán que es el avance, el futuro, las nuevas generaciones, pero yo creo que es un atraso y como la pescadilla que se muerde la cola, estamos volviendo a la época del hombre de Neandertal.

Nosotros trabajamos frecuentemente con influencers como apoyo a las campañas de promoción que hacemos para nuestros clientes y, siendo cierto que hay de todo, creemos que es también obligación de “este lado de la mesa” de saber discriminar entre los influencers que aportany suman, y los que no. Del mismo modo que sabemos hacerlo ante medios de comunicación “tradicionales”. El impacto inspiracional y de información y promoción que crean de estos nuevos -o no tan nuevos- prescriptores es innegable. Mejor crear contenido nuestro a través de ellos que no dejar que sean cuentas fakes las que inunden comparadores con comentarios negativos o, ahí sí, chantajes descarados.

El problema no está en apostar por las nuevas tendencias, nuevas tecnologías o los nuevos canales de influencia. Es indudable el impacto que ciertos youtubers o influencers tienen en la sociedad actual. El problema es cuando todos y cada uno de ellos deciden solicitar servicios o productos gratuitos amparándose en el número de seguidores o “me gusta” que tienen en las redes sociales.
En el mundo “prehistórico” del Big data en el que se mueven muchos hoteleros con excelentes profesionales en sus equipos, apostar con los ojos cerrados por invertir dinero en un “chaval” con un peinado molón, con morritos y un acento muy cool puede tanto significar un alto número de impactos como que se te llene un establecimiento de gente sin cultura, maleducada, exigente hasta el límite o cosas aún peores.
Se llama prudencia…y analizar el mercado (que no falta de visión)

En un pequeñísimo pueblo de la provincia de Segovia
Castilla oculta; pero con su gente muy inteligente.
Un local(persona del lugar) hacía referencia al día
en que un “tonto del bote” ponía un bote en la plaza
y decía…mañana habrán mil,u mas; botes en la plaza
Y… efectivamente… sin saber como…mil, u mas.
Lo divertido es que ahora piden alegando tener poder
y se codean con profesionales del sector y no lo son
Congratulations a los list@s que tont@s del bote son
Enhorabuena a los que miran y ven y que ellos suman.
Para el local de la Castilla oculta eran “aprovechaos”

Según el diccionario de Cambridge, un influencer es “alguien que afecta o cambia la manera en que la gente se comporta”, esto supone, que además de contar con una comunidad de seguidores que dan credibilidad a lo que esta persona cuenta, debe tener capacidad de prescripción y esto no siempre es así. Por ese motivo, sumado a la amplificación del mensaje, cualquier campaña que incluya estos profesionales entre sus canales, tiene que poder medir con razonable precisión el retorno de su trabajo, sea cual sea el esperado. Si no se mide, no existe y si no existe, nos quedamos en el campo de “a qué huelen las nubes”.

Por eso tal como dice @TGV, la obligación del que los contrata es identificar de entre los influencers aquellos que aportan y suman y los que no. En el fondo, lo que siempre se ha hecho en marketing y publicidad con los medios tradicionales.

La influenza (también conocida como la gripe) es una enfermedad respiratoria contagiosa provocada por los virus de la influenza. Este virus puede causar una enfermedad leve o grave y en ocasiones puede llevar a la muerte.Pero no aumenta las ventas de un hotel.

Humo puro!!

Esto durará mientras los followers no caigan en la cuenta de que una recomendación “comprada” no es una recomendación fiable. (Posiblemente, no se den cuenta ni en 100 años, quién sabe)
La gente de la guía Michelín va de incógnico y PAGAN LA FACTURA y por eso tiene prestigio.
Recomendar un sitio al que has ido gratis, no vale de nada!

“jetas” siempre los hubo. Y gorrones también. Hoy te compras miles de followers por unos cientos de euros. Pones el robot a funcionar y te hacer ¡¡supermegaguay!! Pero a estos se les ve venir y pagan el timo quien quiere. Nadie se guía realmente por sus “consejos”.
Pero periodistas “serios” que “tocan” de vez en cuando el sector, sea en hostelería, en viajes etc. Estos sí que dan asco. Porque directamente exigen el gratis total o te pongo verde en mi columna. Busquen a David Muñoz, restaurante DiverXo de dónde le viene el odio de un columnista nacional a su restaurante si no es por querer cenar “by the face” y haber tenido que pagar la comanda. Pues de eso mucho.

El conocimiento y la experiencia no se regalan, se obtienen con esfuerzo. Cualquier persona, que maneje un celular con todas sus aplicaciones puede tener un sinnúmero de seguidores, lo cual no garantiza que los que lo vean, sigan sus consejos. Por otro lado no es objetiva la recomendación de alguien que llega como invitado, a quien yo le brindo lo mejor porque se que está allí. Los empresarios de turismo deben esmerarse por brindar una experiencia inolvidable a cada cliente, de manera que ellos sean quienes recomienden y publiquen sus experiencias, es decir invertir en la satisfacción de los clientes e invitarlos a publicar sus experiencias. Para mí eso es lo mejor.

La esteriotipación siempre ha sido mal vista; estos influencers se nutren de información que leen en muy bien documentados medios, sin embargo, hay una razón por la cual no existe una sola LA, TA nor OTA tbat have world wide dominance.

Noticias relacionadas


Encuesta

¿Acierta Globalia nombrando a Miguel Ángel Sánchez como director general?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...








Revista Preferente | REPORTUR | arecoa.com | Radio Bellver | kbaTV
Aviso Legal Política de Privacidad RSS Condiciones de suscripción Política de cookies