NEWSLETTER | PUBLICIDAD |
EDICIÓN ESPAÑA

Se manifiestan en Baleares, Málaga y Canarias

Las “Kelys” se concentran en diversos destinos denunciando su precariedad

"Los hoteles no funcionan sin las camareras de piso". Reivindican la supresión de las subcontrataciones y la situación de “esclavitud” en la que se encuentran las trabajadoras externas al convenio hotelero

Las “Kellys”, repartidas en diversos puntos de España han recamado “la jubilación anticipada”, el fin del “acoso laboral y la externalización”, así como la “regularización de la carga de trabajo” y el “reconocimiento de enfermedades profesionales”. Aseguran que “no pedimos un aumento de sueldo, como algunos dicen, sino que pedimos dignidad”, ya que “no somos máquinas, sino personas”, según recoge Diario de Mallorca.

 

 

FOTOGRAFIA ALBERTO VERA/ EL MUNDO

 

Unas 500 personas en Palma de Mallorca se concentran a favor de los derechos de las  “Kellys”. Se manifiestan para protestar por la degradación de las condiciones laborales en el sector turístico, y en concreto, en los hoteles de la isla.

 

En ibiza, unas 200 camareras han salido este viernes a la calle. Lo mismo ha ocurrido en Menorca, donde denuncian que son “más de 2.000 Kellys” que sufren debido a sus condiciones laborales. También lo han hecho en Gran Canaria, donde se han concentado cerca de 300 personas. En Málaga las camareras de piso también piden eliminar las subcontrataciones a empresas externas, la regulación de horarios y adelantar la jubilación, al igual que en Huelva, donde expresaron sentirse ”víctimas de la externalización y la precariedad”.

 

Todas las manifestantes están de acuerdo en que los hoteles “no funcionan sin las camareras de piso”. Según La Opinión de Málaga, miembros de la Asociación Kellys, han reivindicado la supresión de las subcontrataciones y la situación de “esclavitud” en la que se encuentran las trabajadoras externas al convenio hotelero, la sobrecarga en el cupo de habitaciones que deben cubrir y el adelanto de la edad de jubilación a 60 años debido a las patologías que derivan de este oficio, lo que las sentencia a cobrar solo el 75% la prestación. Esta jubilación anticipada se convierte en una necesidad debido a dolencias como túnel carpiano, artrosis, lumbalgia y tendinitis, entre otras.

 

Este colectivo defiende que los empresarios hoteleros realizan subcontrataciones de personal a través de convenios de limpieza, con los que reducen su salario hasta la mitad de lo que puede recibir una camarera de piso que haya sido contratada mediante el convenio hotelero. Pepa Lupiañez, portavoz de Kellys en Málaga, denuncia que “contratan a jóvenes con un falso contrato de formación, de cuatro horas cuando, en realidad, trabajan hasta 10 horas e incluso más” por la mitad de salario “que las que pertenecemos al convenio”.

 

Otra de las trabajadoras que ha acudido a la convocatoria como muestra de apoyo asegura que “nosotras no cobramos por horas sino por habitación, si no hemos podido limpiar las 30 habitaciones en las ocho horas, tenemos que trabajar más tiempo que nadie nos paga”.

 

David Coso, portavoz de Turismo de Podemos Andalucía, ha acudido a la convocatoria y recuerda que su partido presentó un paquete de medidas el pasado julio en el Parlamento andaluz para impulsar el debate sobe la situación de este sector. Además exigen el aumento de inspecciones en los hoteles de la comunidad y el cese de ayudas públicas para aquellos complejos que no cumplan con la normativa.

 

En Ibiza, Podemos y PSOE también apoyan la protesta. Desde el partido morado destacan la “amarga paradoja” que en un contexto de beneficios económicos para la patronal, y de ‘boom turístico’, las trabajadoras estén en unas condiciones laborales “casi esclavitud”. El Partido Popular se compromete también con el colectivo (El PP balear afirma que las ‘Kellys’ están en todo su derecho de luchar por sus mejoras).

 

En este sentido, han recordado que la mayoría debe medicarse a diario para soportar los dolores y seguir trabajando. Podemos también se ha mostrado a favor de  la negativa a la externalización del servicio y en que se modifique el artículo 42 del Estatuto de los Trabajadores, tal y como piden las Kellys, con el fin de “garantizar la igualdad de contratación y impedir la cesión ilegal de trabajadoras”.

 

Por su parte, la asociación Kellys Unión Gran Canaria, reivindicaba que “lo que no es normal es que pretendan que señoras de 60 años aguanten a este ritmo”, según afirma Canarias 7, que recoge estas declaraciones de tres jóvenes camareras de piso.

 

La presidenta de la asociacion canaria Teresa Vega asegura que son “ profesionales” en lo que hacen y quieren dar “un buen servicio porque el turista no debe culpa” de lo que padecen. Son más de veinte denuncias las que recoge de distintas trabajadoras debido a la precariedad, sobrecarga e incluso acoso laboral y que han llevado o van a presentar a la Inspección de Trabajo. Vega denucia que en Gran Canaria“se están haciendo contratos de limpiadora hasta en villas, cobrando 700 euros” por lo que se plantea abrir una mesa de negociación con la patronal próximamente.

 

Denuncian que tienen “dos días libres por semana” pero “directamente te ponen uno y te pegas siete días trabajando y así varias semanas. Ni siquiera te lo piden”. Además denuncian que “te llaman a las diez de la noche para decirte que libras al día siguiente o para decirte que vas a trabajar y a las nueve de la mañana te mandan a tu casa porque sobran mujeres”. Es el caso de una camarera del norte de la isla, que asegura, le supone un coste y esfuerzo importante trasladarse hasta el sur. 

 

Las camareras de piso de los hoteles de Málaga califican la situación actual del sector como una “explotación abusiva”. Considera que las compañeras de las empresas externas viven en “una esclavitud total” y se manifiestan porque “eso no se puede consentir”, según Málaga Hoy.

 

Denuncian que las empresas matriz tienen un convenio laboral reglado, mientras que quienes depende de una externa ven como se les realiza “un falso contrato de formación por dos, cuatro o seis horas y trabajan más de ocho, cobrando un sueldo que no pasa de los ochocientos euros y a veces no llega a los 600”. Añaden además que “no todas las habitaciones de los hoteles son iguales ni en todos los hoteles se exige la misma limpieza”, por lo que considera que es algo que debería estar reglado.



Noticias relacionadas


Encuesta

¿Deberían las tasas turísticas aplicarse a los alquileres para bajar la masificación?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...







Revista Preferente | REPORTUR | arecoa.com | Radio Bellver | kbaTV
Aviso Legal Política de Privacidad RSS Condiciones de suscripción Política de cookies