NEWSLETTER | PUBLICIDAD |
EDICIÓN ESPAÑA

Análisis Preferente

La guerra de la cultura contra el turismo hundirá a España

La sociedad solo recibe una única visión del turismo que es la más negativa y eso favorece que la política contenga al sector
España solo mantendrá sus servicios públicos si la sociedad percibe las bonanzas ideológicas de la industria

La gran amenaza para el sostenimiento de los servicios públicos en España viene del odio creciente de la ciudadanía a la industria que sustenta el bienestar del país. Este desafecto al turismo tiene sus bases en la ofensiva ideológica contra el sector, con su más visible ejemplo en que la producción cultural únicamente muestra los aspectos más dañinos del negocio de los viajes. La sociedad, por lo tanto, solo recibe una única visión del turismo, que es la más negativa, y como consecuencia se favorece que algunos partidos políticos traten de atacar al sector.

La industria turística no es perfecta, de igual modo que no lo es ni el capitalismo ni la democracia. Sin embargo, son los sistemas económicos y políticos que, tras sumar virtudes y defectos, arrojan como resultado uno mejor que el comunismo y la dictadura. El turismo tiene desde luego defectos, pero al sumarse las virtudes surge un balance más positivo que negativo comparado con el resto de alternativas, que además nunca han probado mayor potencial para generar riqueza sostenible para tanta cantidad de familias, y también de impuestos en toda su cadena de valor.

El mantenimiento del actual sistema del bienestar en España depende de una recuperación económica en los próximos años, y únicamente el turismo puede proporcionarla. Las fábricas de baterías eléctricas o de litio apenas pueden generar un minúsculo porcentaje de empleos, y menos aún la digitalización que dejará a una enorme cantidad de puestos de trabajo sin sentido. Y además, España apenas presenta ventajas estructurales con otros territorios para que las inversiones de este tipo se acojan sobre suelo nacional.

Solo el turismo tiene la capacidad de generar empleo masivo y una intensa actividad económica que impacte en toda la cadena de valor del sector, que va desde la agricultura y ganadería hasta a los proveedores de la construcción y equipamiento. El turismo enriquece por la empatía con ciudadanos de otras culturas, y fomenta el crecimiento personal con el desarrollo de la sociabilidad y la humanidad. Son un ejemplo de intangibles que ninguna de las obras culturales exhiben. La falta de una imagen global y completa de lo que supone el sector es evidente al presentar únicamente lo más nocivo.

Donde más obviamente se aprecia esta guerra cultural contra el turismo ha sido en la cuna del sector que es Mallorca. En los últimos tiempos no ha cesado la producción de obras de todos los formatos contra la industria que sustenta los servicios públicos. Desde el lado audiovisual, un documental denominado ‘Todo incluido’ se centraba en enseñar al turismo como solo una fuente de excesos y problemas, de modo similar a ‘Overbooking’. Desde las artes gráficas, una exposición el pasado otoño en el Baluard dedicada al viajero de borrachera llenaba una de sus salas con fotografías de los menos cívicos. Y desde el teatro, acaba de estrenarse una obra en Palma llamada ‘Coloma’ que retrata al turismo como depredador de una virgen y delicada joven que simboliza la tierra.

Esta visión de excesos tiene su facción indudablemente certera, pero supone una parte mínima del conjunto del turismo. Excluye a toda una mayoría del sector, que tiene a un tipo de viajeros que son cívicos y que no masifican los territorios de los vecinos, salvo donde se ha espoleado a Airbnb porque así se pensaba que se dañaba a los hoteleros, aunque fuera aún peor para los habitantes. Pero los ciudadanos que consumen estas obras culturales solo tienen acceso a la visión nociva del sector, y por lo tanto es más factible que concluyan que el repudio al turismo es lo más digno, si no dedican tiempo a reflexionar por sí mismos, o si no tienen una versión alternativa para llegar a un balance más completo.

Una parte creciente de la sociedad, como resultado, es cada vez más contraria al turismo. Este fenómeno se aprecia en que, hace unas semanas, la mayoría de diputados del parlamento balear votó en contra de reconocer la importancia del sector para las islas, pese a que más de la mitad de la economía de las islas directa e indirectamente subsiste gracias al turismo. Millones de españoles se han ganado el pan y han llenado las arcas públicas gracias a la riqueza que crea el turismo, con el sudor de tantos profesionales del sector privado que se lanzan a competir contra otras empresas y otros trabajadores para defender sus puestos.

España tiene como uno de sus grandes tesoros a sus servicios públicos, pero para sostenerlos necesita generar riqueza con la que sostenerlos, y solo el turismo puede asegurarlo durante los próximos años. La ofensiva cultural contra el sector es una de las grandes amenazas para la subsistencia del país, ya que los ciudadanos llegan a conclusiones con informaciones incompletas sobre cuál debe ser la base de la economía nacional. El coronavirus es coyuntural, pero la ideología de la sociedad es más estructural, y sin una visión completa del turismo, se acabará imponiendo el pensamiento de los que creen que el sector únicamente es “precario, estacional y de bajo valor añadido”, y nada más que eso.

El cambio del modelo económico debe basarse en un cambio de la formación de la base laboral, para lo cual hace falta formación y sacrificio, y por supuesto mucho tiempo. Transformar en ingenieros a una mayoría de españoles parece utópico, de igual modo que resulta injustificado que los gobernantes exhiban desprecio a los profesionales turísticos que trabajan con una intachable dignidad para sacar adelante a sus familias.

Pero para que los debates fundamentales sobre el país que debería ser España arroje conclusiones globales, se hace necesario que el turismo también se centre concienciar a la sociedad de las enormes virtudes del sector que tiene en el sistema del bienestar, que es nuestro pilar más sagrado para la seguridad y la estabilidad. Hasta que esa réplica no se produzca, un futuro feliz estará amenazado y España seguirá rumbo al naufragio.

 


Acepto la política de protección de datos - Ver


Ordenar:   nuevos | antiguos | más valorados
Cuánto más independentismo, mayor es el odio hacia el turismo. Es una realidad que se añade al “todo foráneo es malo”, sea de otra parte de España o del extranjero. No “querer” darse cuenta de quien te da de mamar es de ser un niñato consentido y caprichoso y, obviamente, inmaduro. Lo suficiente cómo para lavarte el cerebro desde las… Leer más »

No puedo estar más de acuerdo con este artículo.

Aceptable artículo con toques de ombliguismo

De acuerdo con todo el artículo. Pero el problema que tenemos es la pandemia y que nos gobierna el grupo de políticos más nefasto de toda la democracia. Con lo cual disfruten lo votado.

Siguen los tontainas con la misma montería, valiente ignorante

Cansino

No será porque la derecha solo defiende a los bares, dando la imagen de un pais de borrachos?

Vete a Suecia y sé feliz, pardillo.

Sinvergüencería made in banalanadiaspain
Ya quisiera tener este país el nivel y la calidad de los servicios de los suecos. Paga muchos más impuestos que aquí, pero vete y compara el estado de bienestar sueco, y luego compara los impuestos, menores, que pagamos aquí y el estado de “medioestar” que tenemos aquí. No hay color, y te lo dice uno que vivió y trabajó… Leer más »
Yo también viví en Suecia y ese paraíso del que hablas no es la realidad. Hay muchas ayudas sociales, sí. Se pagan más impuestos, sí. Pero Estocolmo, a día de hoy, es más peligroso que Madrid, es mucho más caro y aunque los salarios sean claramente más altos, dime qué te queda neto y hablamos. La calidad-precio que hay en… Leer más »

Los duecos son unos tristes proclives al suicidio

Lo de cañas porque va?

Claaaaro, que en bares, restaurantes, hoteles sólo hay borrachos.

La sociedad no está en contra del turismo, la gente que vive en lugares de turismo masificado está cansada de que se potencie un turismo de masas de bajo consumo y alto desgaste de la sociedad. Somos el país o uno de los países, según el año, con más turistas del planeta, pero los EEUU o Francia, rivales nuestros, a… Leer más »
Tienes razón en principio, ahora vamos a explicar una cosa que en Francia se gana más es cierto que tengan el salario más alto que aquí lo dudo, para ello tendríamos que ver el coste de oportunidad de los salarios españoles y franceses y comparar, aún así estaría cojo esa comparación, por qué habría que añadir conceptos que en España… Leer más »

¿quizás lo de las hordas de borrachos es una generalización que no se corresponde con la realidad turística del país?

la historia de españa es de hundimientos, una más o menos da igual

ES TODO CIERTO MUY DE ACUERDO

Parece ser que la conclusión dirigida a obtener es … Turismo o kaos.
Y por favor, por la cuenta que les tiene (se están enviando cartas de aviso), absténganse de elegir kaos.!!!
Pues, seguiremos en modo monotema no se vayan a enfadar las fuerzas vivas.

Lo que es seguro es que tu querido comunismo es muerte

Un turismo masificado que está cansando al ciudadano. No todo vale. Nosotros también vivimos aquí y estamos hartos de aguantar este sistema absurdo e insostenible. Más no es mejor.
Es un sistema de explotación salvaje que tiene que acabar ya. No al turismo de masas la mitad de la planta hotelera sobra.

Ni una coma que añadir.

Eso,¿vas a montar tú una empresa para dar empleo a todos los que quieres mandar al paro?

O tú, como te crees tan lista…

Al periodista y a los comentaristas a favor del artículo les recomendaría que intentaran vivir algunos veranos (vivir, no estar de vacaciones ) por ejemplo en el centro de palma, o en el arenal o en magaluf. No creo ni que sobrevivieran al primero. Luego podrían opinar. La cantidad de agua que consume un turista es 3 veces mayor a… Leer más »
Muy bien y cuál sería el modelo pero teniendo en cuenta que cambiar el modelo productivo de un país nos va a llevar 20 años, que hacemos en ese tiempo, en Francia para alquilar un piso(al menos en París ) te exigen una carta de recomendación de un francés y tu nomins tiene que ser equivalente a 3 veces el… Leer más »
Lo de que sólo ganan los lobbies es una falacia que os habéis inventado para negar la evidencia de que buena parte de los ingresos del Estado viene de una industria y de las complementarias, guste o no guste. Esta industria no está en manos de lobbies, está en manos de pymes en buena parte. Como en general la mayoría… Leer más »

“Nos subían el alquiler de 540€ a 1.300€”, esto me dijo un amigo. El propietario quería montarse un bnb. Conozco más casos de expulsión del centro de Palma e incluso de expulsión a otros municipios como Llucmajor.
” Que se vayan a un barrio barato a vivir “, he oído. ¿por qué han de marcharse de donde son?

Es falso este comentario Luis. NO SE PUEDE ALQUILAR AIRBNB EN EL CENTRO DE PALMA. Está prohibido desde hace 2 años. No pasa como en otras ciudades. Si es alquiler AIRBNB, todo el edificio debe serlo y en el centro de Palma hay muy muy pocos edificios enteros de alquiler vacacional. En su día, hace años, cualquiera podía alquilar apartamentos… Leer más »

Por suerte este año también se estará tranquilo. Tourist stay at home!!

Lo que tienen que hacer es pagar decentemente a los trabajadores y no competir por la miseria. El empresariado español es un desasrre cortoplacista y las apelaciones ideológicas al comunismo y demás tonterías del populismo de ultraderecha no van a mejorar lo más mínimo la imagen de un sector que necesita empezar por una seria autocrítica

Noticias relacionadas





Encuesta

¿Merecen las pequeñas agencias fuertes ayudas como las grandes?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...




Comentarios recientes


Revista Preferente | REPORTUR | arecoa.com | Radio Bellver
Aviso Legal Política de Privacidad RSS Condiciones de suscripción Política de cookies