NEWSLETTER | PUBLICIDAD |
EDICIÓN ESPAÑA

Hoteles | La propiedad del establecimiento no cuenta con músculo financiero para aventuras inversoras

El Bahía del Duque no tiene dinero para expandirse

Las entidades financieras instan a la propiedad a centrarse en hacer caja para pagar deudas
Aunque Francisco Javier Zamorano niega que el hotel esté en venta, en diciembre hubo una reunión con el asesor de Ram Bhavnani para tratar este asunto

El responsable del Bahía del Duque ha manifestado a la prensa tinerfeña que se van a expandir por la zona y por el extranjero. Se trata de unas declaraciones poco creíbles de Francisco Javier Zamorano. El entorno de este empresario, al igual que sus colegas y no digamos sus ex socios y las entidades financieras que lo apoyan saben que los propietarios del mítico hotel no están para aventuras inversoras a corto y medio plazo.

 

Bahía del Duque¿De dónde va a sacar el dinero la familia Zamorano para expandirse por el sur de Tenerife? Del BBVA y de Bankinter seguro que no. Estas son las entidades bancarias que sostienen a la sociedad matriz y lejos de autorizar un nuevo desarrollo hotelero lo que persiguen es que se centren en hacer caja para pagar las deudas. A día de hoy los propietarios del Bahía del Duque no cuentan con músculo financiero para hacer frente a esa inversión.

 

Es más, el BBVA les apremia a ingresar dinero como sea a corto plazo para pagar los compromisos adquiridos. El Bahía del Duque ha ganado entre 10 y 15 millones de euros en el último curso fiscal. Unos beneficios superiores a los de los años anteriores. Otro tanto ha sucedido con el resto de hoteles de alta gama de la zona. La primavera árabe ha disparado los resultados de los establecimientos hoteleros de Canarias.

 

Pero antes de la inesperada y salvadora crisis de los competidores árabes, el Bahía del Duque presentaba un balance nada lustroso. Más bien paupérrimo en comparación con los años de apertura, cuando estaba bajo el control de Gigansol en la parte operativa y de Meliá en la comercial. Años dorados que bajo la tutela del menor de los Zamorano fueron a menos por mor de guerras familiares y celos profesionales que han terminado en pleitos.

 

Francisco Javier Zamorano no es un empresario hotelero al uso. Llegó a este negocio por un mar de casualidades -crisis de las actividades tabaqueras, de las que eran una potencia en las Islas, aderezadas de disputas familiares- y queriendo destacar a toda prisa para demostrar su valía acabó llevando a cabo inversiones que han resultado ruinosas. Le puede el orgullo, de ahí que diga que lo último que haría en su vida es vender el hotel a su cuñado o Meliá.

 

Este empresario niega que el hotel esté en venta, que todo es producto de una operación teledirigida. No lo ha dicho pero ha dado a entender que detrás de las informaciones está la empresa hotelera con la que pleitea y su todavía poderoso y escurridizo cuñado Enrique Hernandis. Para nada habla del fracaso del hotel del Lago de Como, de las Villas de Pascua Ortega, etc. Y con escasa cintura, amenaza con burofaxes y juzgados.

 

Eso sí, cuenta con uno de los mejores asesores de la Isla, el presidente de la CEOE de Tenerife. Pero no hace caso a nadie, entiende poco las claves del negocio y se entera de refilón de lo que le rodea. Porque el 17 de diciembre tuvo lugar una reunión del asesor de Ram Bhavnani, Paco Medina, en la séptima planta, la ejecutiva, de un hotel de la plaza de Colón, para tratar sobre la compra del Bahía del Duque. Los bancos apremian. Y Zamorano -Fachi para los amigos- lo sabe. Expandirse en 2015…


Acepto la política de protección de datos - Ver


Noticias relacionadas


Encuesta

¿Cree que se debería regular los guías turísticos piratas?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...






Revista Preferente | REPORTUR | arecoa.com | Radio Bellver
Aviso Legal Política de Privacidad RSS Condiciones de suscripción Política de cookies