NEWSLETTER | PUBLICIDAD |
EDICIÓN ESPAÑA

La constitución prohíbe discriminaciones

El 5% de hoteles españoles son ‘only adults’ aunque la ley no lo permite

El 5 % de los hoteles españoles son ‘solo para adultos’, según datos ofrecidos por la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), y aunque no existe una normativa específica relativa a este sector, en el artículo 14 de la Constitución se contempla que los españoles no podrán sufrir “discriminación por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición personal o social”.

Un concepto, el de discriminación, que organizaciones para la defensa del consumidor también identifican en estas ofertas, porque “vetar la entrada a menores sería tan legal como plantear que no pueden alojarse personas de una determinada etnia o nacionalidad”, según apunta Rubén Sánchez, portavoz de Facua, como recoge el diario El Mundo.

“No hay justificación objetiva que pueda utilizarse como criterio, porque hay niños que hacen ruido y otros que no lo hacen. El criterio objetivo que podrían utilizar es que en ese local no se permite gritar, pero eso no necesariamente lo hace un niño: solo hay que ver el perfil de clientes adultos de ciertos hoteles de Mallorca”, añade Sánchez.

“La ley no contempla el derecho de un hotel a negar el acceso por edad. Aunque es cierto que el establecimiento puede reservarse el derecho de admisión, el ejercicio legal de este derecho no es ilimitado, ya que no pueden existir motivos de discriminación basados en la edad”, asegura Gerardo Ruiz, abogado de Legálitas experto en consumo.

Los hoteles que ofrecen servicios ‘adults only’ pueden sortear el apartado legal de diferentes maneras. Si un cliente acude al establecimiento con la intención de alojarse con bebés o menores de 18 años, el hotel puede alegar que no dispone de cunas o camas apropiadas para ellos, o simplemente aducir que el servicio de cenas, por ejemplo, no comienza hasta horas muy tardías. “Pueden poner diferentes excusas, como que hay sobreventa de plazas, por ejemplo”, resalta Sánchez.

En cuanto a la publicidad de este tipo de servicios, tampoco existe una regulación clara al respecto, aunque “un establecimiento puede publicitarse comercialmente para un público determinado mientras no prohíba la entrada de manera discriminatoria”, indica a Eva Giménez, socia del bufete RCD.

Desde Iberostar, uno de los grupos españoles con mayor oferta de servicios “solo para adultos”, con nueve hoteles en España de este tipo, niegan que en sus establecimientos exista un veto a menores. “El término adults only es una etiqueta para definir de manera reconocible una especialización, sin que ello suponga una prohibición a menores acompañados que quieran vivir una experiencia con nosotros”, asegura Inma de Benito, directora de comunicación de Iberostar.

Otros grupos como Barceló, compañía que abrió el primer establecimiento de estas características en España en 2010 (Hotel Illetas Albatros, en Mallorca), no ofrecen servicios “solo adultos” si en la misma localización la cadena no dispone de otro hotel que pueda recomendar a los clientes que acudan con menores.

“No hay ninguna zona en la que Barceló tenga un ‘solo adultos’ y no posea también otro hotel donde los clientes con niños puedan encontrarse más a gusto. Se trataría entonces de elegir en función de las necesidades”, detalla Álvaro Pacheco, director de Comunicación de Barceló.


Acepto la política de protección de datos - Ver


Ordenar:   nuevos | antiguos | más valorados
Juan Jose Hernandez Garcia

Esto es como decir que en el cine no se puede poner la edad adecuada de la cartelera .
En un sex-shop, casino , discoteca, cabaret , un club de fumadores, y eso sin pensar en los videos-juegos, y venta de alcohol y tabaco …etc, etc puede entrar un niño.
“Estan locos estos romanos”:)))

Con mi negocio hago lo que quiero! siempre que no molestes a nadie… Yo pago y elijo, es verdad que hay niños muy educados, otros no tanto, unos que gritan y otros que no.

Quien tiene niños y si es el caso, están acostumbrados a gritos, pataletas, llantos, lo han llegado a asimilar como algo natural porqué son sus hijos y no les molesta e incluso si les llegará a molestar es lo que tiene ser padre para lo bueno y malo.

Ahora viene el dilema, cuando pagas un Only Adults, no sólo pagas que sean mayores de 18 años, incluso se da el caso que estos pueden estar asalvajados, música alta en sus dispositivos con un altavoz Bluetooth o ebrios hasta caerse redondos eso es otro riesgo, el caso es que no se suele pasar, porqué el Only Adults las tarifas suelen ser más elevadas ya que pagas una serie de exclusividad que no pagas en un hotel para todo tipo de público.

Yo lo pago y sin ninguna duda desde hace años con gusto, me apetece tranquilidad, la relación entre adultos sin el tipo de padre o madre que asimila como algo natural que el niño corra grite por el Hall del hotel sin mencionar las piscinas que se convierten en un festival de colchonetas, bombas humanas del bordillo a la piscina y los gritos de “Jonatan te he dicho hace media hora que salgas del agua me tienes hasta el coñ.

Mientras su madre o padre más allá de llamarlos al orden están exhortos en su mundo de las redes sociales en el Hall y los gritos entre niño y padres en la piscina es un combate de, haber quien tiene más torrente de voz.

Como dice el reportaje sólo el 5 por ciento es Only Adults, es algo ridículo que a alguien le pueda molestar un porcentaje tan bajo de este tipo de establecimientos o que la pataleta sea por discriminación positiva hacia el adulto .

No me queda muy claro, si se refiere a hoteles sin niños, o a hoteles que en muchos lugares del mundo son para “cosas de adultos”, vamos, lo que en diferentes lugares del mundo llaman hoteles del amor, con diferentes variantes en el nombre. No entiendo por qué no pueden haber de los segundos, al fin y al cabo, son para lo que son. Pero lo de dsicriminar a niños, ya me parece más discutible.

Totalmente de acuerdo. Hay sitios a los que los menores no pueden acceder y nadie se plantea si debe ser así o no. Del mismo modo que nadie pone problemas a que existan, por ejemplo, gimnasios sólo para mujeres (cosa distinta sería si los hubiera sólo para hombres, pero ese es otro tema).

Por supuesto que hay adultos que pueden molestar tanto o más que los niños, pero la principal diferencia es que si un adulto me esta molestando con su comportamiento en un hotel, puedo ponerlo en conocimiento de la dirección del mismo para que hagan algo al respecto o, en último término, puedo llamar a la policía. Con los niños esos es imposible, porque la mayor parte de los padres no atiende a razones.

Noticias relacionadas


Encuesta

¿Cree que el ecologismo exagera a veces en demonizar al Turismo?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...






Revista Preferente | REPORTUR | arecoa.com | Radio Bellver
Aviso Legal Política de Privacidad RSS Condiciones de suscripción Política de cookies