NEWSLETTER | PUBLICIDAD |
EDICIÓN ESPAÑA

Análisis Preferente

Desesperación y esperanza: la montaña rusa del personal turístico

Las perspectivas para agosto son de máxima incertidumbre y el sector debe encadenar al menos un par de semana sin sobresaltos
El optimismo viene de que el cierre de destinos y productos competidores de España haga concentrar en el país al grueso de la demanda

Los profesionales turísticos viven una constante montaña rusa de emociones en las últimas semanas, al mezclarse noticias claramente alentadoras con otras de aguda decepción, según vayan endureciendo o relajando restricciones desde los principales mercados emisores.

El gobierno de Reino Unido ha provocado esperanza en las últimas horas con la apertura desde dentro de 10 días sin cuarentena para sus conciudadanos que viajen a España, después de la ansiedad y el estrés entre los directivos del sector tras apreciar como mantenía a la península fuera de su lista de destinos seguros hasta ahora.

En contraste, los dos siguientes mercados para España como Alemania y Francia habían permitido cierto resurgir turístico en las principales zonas vacacionales del país, pero ante la escalada de contagios aunque no de ingresados o fallecidos, han decidido endurecer restricciones de viajes a España de modo inminente.

Las perspectivas para agosto son así de máxima incertidumbre, incluso pese a hallarse en casi mitad de julio, tras el punto de inflexión negativo que supuso la permisividad de las autoridades baleares para acoger grandes aglomeraciones descontroladas en fiestas, que han golpeado especialmente a la marca turística de Mallorca para este verano.

Desde la remisión de la última ola hace unos meses las expectativas de sostenido crecimiento se han ido corroborando con las reservas, aunque sin llegar a darse el esperado descorche o ‘boom’ ya que las incertidumbres sobre las restricciones a la movilidad no han acabado de despejarse.

Los emisores constatan como aún queda un gran porcentaje de los viajeros habituales que aún no ha materializado sus reservas para este verano, lo que explican en que en una importante parte prefieren esperar a muy última hora para asegurarse de que no tendrán problemas en el destino que elijan.

Esta inédita incertidumbre, a la espera de que en unas semanas pueda darse un vuelco definitivo para comenzar a recibir turistas en cantidades más acordes al tamaño de la oferta de alojamientos, se combina con la esperanza de que el cierre de destinos y productos competidores de España haga concentrar en el país al grueso de la demanda.

El declive previsto del volumen de cruceristas, unido a la también esperada caída de viajeros de larga distancia al Índico o al Caribe, así como al Norte de África, suscita gran optimismo entre los líderes turísticos de que España logre concentrar una notable parte de la demanda ante el descenso de competidores.

El sector turístico necesita encadenar al menos un par de semana sin sobresaltos en las noticias sobre contagios y restricciones para que la demanda se descorche, porque de lo contrario, la carrera contrarreloj para salvar la temporada puede provocar una oleada de quiebras, desempleo y de morosidad bancaria.

 


Acepto la política de protección de datos - Ver


Ordenar:   nuevos | antiguos | más valorados

Todo lo que pase dependerá de la cantidad de contagios y Agosto no tiene mejor pinta que Julio ya que es el último mes de vacaciones y muchos van a querer hacer todo lo que no se puede por si nos vuelven a confinar o poner restricciones.

La mitad del personal en Erte y la otra mitad explotados, eso sí, porque ellos quieren.
Mucho rastrero y pelotas es lo que hay.

Noticias relacionadas





Encuesta

¿Merece el turismo incluirse en los PERTE de fondos europeos?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...




Comentarios recientes


Revista Preferente | REPORTUR | arecoa.com | Radio Bellver
Aviso Legal Política de Privacidad RSS Condiciones de suscripción Política de cookies