NEWSLETTER | PUBLICIDAD |
EDICIÓN ESPAÑA

Boicots y presiones a quienes no se adhirieran

Un cártel del ‘rent a car’ pactó precios abusivos durante 7 años

El Tribunal Supremo ha acreditado la existencia de un cártel del ‘rent a car’ que fijó entre 2005 y 2012 precios mínimos de venta al público elevando las tarifas de sus servicios en las zonas y temporadas más turísticas, publica El Mundo.

Los miembros del cártel se reunían de forma clandestina en hoteles y restaurantes de la costa levantina y andaluza, sometían a boicots y presiones a aquellas empresas del sector que no accedían a pactar precios e incluso tenían un buzón interno para delatar al socio que se apartara de las reglas comunes, revela el citado medio.

El Alto Tribunal ha tumbado los recursos interpuestos por varias de las empresas que participaron en los acuerdos de precios en contra de la sanción de 35 millones de euros impuesta por la Comisión Nacional de la Competencia en el año 2013. También ha desestimado los recursos de otras sociedades como Centauro y Record-Go sobre una sentencia de la Audiencia Nacional del año 2016 que reconocía la existencia de prácticas prohibidas pero ordenaba a Competencia que recalculara su sanción (Clamor contra los engaños a turistas en las empresas de alquiler de coches).

El cártel del alquiler de coches se mantuvo activo y oculto durante siete años, hasta que uno de sus integrantes denunció su existencia ante las autoridades de Competencia para beneficiarse del programa de clemencia para chivatos que tiene operativo el regulador. La denuncia motivó una inspección sorpresa de los técnicos del organismo a las sedes de estas empresas y a las de las patronales sectoriales que permitieron recopilar numerosos correos electrónicos donde se ilustraba el modus operandi de la organización.

Entre su prácticas destaca que los altos ejecutivos de las compañías de ‘rent a car’ se reunían periódicamente en buenos hoteles, paradores y restaurantes de ciudades como Alicante, Málaga o Torremolinos para fijar unos precios mínimos de alquiler de vehículos para particulares, en su mayoría turistas, y touroperadores que actúan como intermediarios. De esta forma, las compañías elevaban sus márgenes y mejoraban la rentabilidad de su negocio. Además, las empresas establecían los precios de servicios adicionales como sillas de bebé, bacas o seguros. 


Acepto la política de protección de datos - Ver


Noticias relacionadas


Encuesta

¿Cree que los disturbios en Cataluña del independentismo afectan al turismo?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...






Revista Preferente | REPORTUR | arecoa.com | Radio Bellver | kbaTV
Aviso Legal Política de Privacidad RSS Condiciones de suscripción Política de cookies