NEWSLETTER | PUBLICIDAD | | VISTA MÓVIL
EDICIÓN ESPAÑA

marcó un punto de inflexión en el mapa emisor español

Orizonia: una década del mayor colapso turístico español

Desde entonces el sector se ha reconfigurado para asumir a sus ejecutivos, empleados, proveedores y clientes
Los líderes de Carlyle, del fondo CGI y de Globalia fueron en quienes se depositaron todos los ojos en las semanas agónicas que condujeron al cierre del grupo emisor

Estos días se cumple la primera década desde que Orizonia protagonizó el mayor concurso de acreedores de la historia turística española, y desde entonces el sector se ha reconfigurado para asumir a sus ejecutivos, empleados, proveedores y clientes (Orizonia: un año de la quiebra).

Los líderes de Carlyle, del fondo CGI y de Globalia fueron en quienes se depositaron todos los ojos en las semanas agónicas que condujeron al cierre del grupo emisor, entre el temor a miles de despidos y millonarias facturas pendientes de pago.

Las decisiones de aquellos momentos fueron polémicas al haber incluido métodos nunca vistos en la familia turística como espionajes, ciberataques y amenazas entre actitudes obsesivas e intenciones dudosas que hicieron marchitarse a la opción más solvente para haber evitado el fatal desenlace.

La quiebra marcó un punto de inflexión en el mapa emisor español al sucederse en pocos años a la de Marsans, y dividir a la industria entre unos cuantos que durante bastante tiempo creían que los problemas del grupo se estaban exagerando, como no dejaban de insistir desde la propaganda interesada, y una mayoría que veía muy posible un enorme reguero de deudas impagadas y de personal desempleado.

La cierta incredulidad inicial fue dando paso a indignación contra los mayores responsables de haber acabado con el proyecto, a la vez que una ola de solidaridad hizo multiplicar las iniciativas y plataformas para resarcir a los más afectados, mientras algunos ejecutivos temieron si el daño reputacional imposibilitaría su reinserción en el sector.

No obstante, llevó poco tiempo en que los principales referentes turísticos volvieran a restablecer relaciones con algunos de los causantes de grandes quebrantos, y un buen número de ejecutivos encontró acomodo emprendiendo ambiciosos proyectos en los distintos segmentos del transporte y el alojamiento.

Los grandes señalados por la desaparición de Orizonia tomaron caminos dispares, desde la jubilación hasta el retiro a la escultura y el esoterismo, mientras los emisores supervivientes gracias a esa quiebra han seguido desde entonces salvando la situación e incluso con ayuda de dinero público haberse sobrepuesto a la embestida del Covid.

El turismo español nunca olvidará esos intensos días de febrero de 2013 en los que Orizonia firmó su final, aunque a la vez haya demostrado una notable generosidad para hacer borrón y cuenta nueva con quienes entonces recurrieron a falsedades y hasta denuncias para perpetrar engaños que fueron muy costosos para las arcas de todo el sector.

 


    Acepto la política de protección de datos - Ver


    3 Comments
    antiguos
    nuevos más valorados
    Inline Feedbacks
    View all comments
    Observateur
    1 año

    Es el capitalismo, bro

    Blas
    1 año

    Y un punto de reflexion para los que se quedaron en la calle, y el protocolo de los concursales.

    LBO
    1 año

    El muerto al hoyo y el VIBO al bollo. Todos de rositas , el concurso más culpable del mundo zafado con un acuerdo económico vergonzoso. Los que saltaron antes, durante y después perfectamente colocados para repetir la hazaña... y no pasa nada, nunca pasa nada

    Noticias relacionadas

    CGI





    Encuesta

    ¿Qué aerolínea española cree que está mejor gestionada?

    Ver Resultados

    Cargando ... Cargando ...




    Revista Preferente | REPORTUR | arecoa.com | Desarrollo
    Aviso Legal Política de Privacidad RSS Condiciones de suscripción Política de cookies