NEWSLETTER | PUBLICIDAD |
EDICIÓN ESPAÑA

PERISCOPIO TURISTICO

La banca y el turismo: esos casos relevantes

 

Los teóricos del capitalismo suelen decir que el sistema financiero es la sangre que baña la actividad económica y empresarial. Es una verdad ampliamente discutida porque esa sangre a puesto en riesgo, en muchas ocasiones históricas, la propia existencia del sistema.

Todavía no se han apagado las brasas de la última y dramática crisis financiera mundial que en España tuvo un corolario terrible y feroz. Desaparecieron las cajas y entidades otrora señeras como el Banco Popular –durante lustros la entidad más rentable del mundo- pasó a mejor vida en medio de un detritus que ha arruinado a muchas vidas y haciendas.

Precisamente de la extinción y la compra (¡por un euro!) del Popular vemos ahora determinados rescoldos. El Popular dejó un 9,9 por ciento del accionariado de “GLOBALIA”. Juan José Hidalgo se entendió durante décadas de maravilla con los antiguos gestores del banco extinguido y también con UNICAJA la entidad que llegó a ser cuasi un predio exclusivo del avispado Braulio Medel. ¡Un artista de la pista el andaluz!

Como el tiempo todo lo puede y todo lo cambia, ahora el banco que preside Ana Patricia Botín –insisto, con su 9,9 por ciento, que es mucho en una corporación con Globalia- quiere hacer valer lo heredado (en toda lógica), básicamente para hacer caja que es lo suyo, por cuanto tampoco puede mandar o imponer sus condiciones a una personalidad tan acreditada como la del fundador del entramado turístico que comentamos. Desde mi modesto punto de vista, haría mal el Santander si a las primeras de cambio apretara las clavijas (si es que realmente pudiera o pudiese) a un grupo empresarial que emplea a más de 22.000 personas.

No es el único caso donde la prepotencia financiera amenaza a un grupo empresarial constituido y consolidado. Hay otros muchos casos dentro del gran panorama turístico español, tanto a nivel hotelero como en otros subsectores. Especialmente grave resulta el caso de las pymes que necesitan fluctuante para poder respirar. Hace algunos años, cuando en España mandaba Felipe González, hubo un ministro que esparció la idea de que habría que montar un banco específico para los emprendedores turísticos. Me pareció una magnífica idea –con presencia de capital público (minoritario) y de capital privado- que al final, como en tantas cosas, quedó en nada.

Para montar empresas, para sostenerlas en el tiempo, para hacerlas viables, es obvio que se necesita crédito. En esas estamos. Resulta perentorio contar con financiación asumible y, sobre todo, confianza mutua entre el que presta y el arriesga. Lo contrario es pan para hoy y miseria para mañana. Es ahí, entiendo, donde los poderes públicos tienen su aquel.

EL QUEJÍO DE ESCARRER JAUME.

Leo una entrevista que preferente.com ha realizado a Gabriel Escarrer Jaume, el CEO del Grupo Meliá. Dice el “hereu” balear que no son profetas en su tierra, que les muelen a palos precisamente en sus islas y que esas óbleas xacobeas son en la mayor parte de los casos injustificadas.

Conocí personalmente no hace muchas semanas a Gabriel cuando recogió el Premio “Influentials” que con todo merecimiento le concedió uno de los diarios nacionales más emergentes del momento. Tenía “inputs” muy positivos en general y otros menos. Con mi experiencia vital no voy a caerme de un guindo, precisamente, respecto a los dimes y los diretes que se suelen aplicar en un país sureño como el nuestro a los triunfadores o a aquellos que mantienen una posición relevante por cualquier actividad. Sinceramente, no me extraña que precisamente en su casa le nieguen el pan y la oliva. Es algo ancestralmente consolidado por estos lares. Además, mire usted, lo políticamente correcto en estos tiempos es sacar la piel a tiras con ocasión o sin ella. Es algo que va de suyo.

Como todavía es muy joven y tiene una longa caminata por delante, yo me atrevería a recomendar a Escarrer Jaume que mire al horizonte, sobre todo y en cualquier circunstancia. Horizonte. Mirada larga y hasta generosa. Y que cuando caigan chuzos a su alrededor, que seguirán cayendo cascotes sin demasiados argumentos,  tenga muy presente aquella frase de Don Quijote a su escudero: “Ladran, luego cabalgamos, amigo Sancho…”   


Acepto la política de protección de datos - Ver


Ordenar:   nuevos | antiguos | más valorados

Es verdad que la banca no ha apoya todo lo que debería a los empresarios turísticos.

a puesto??? no esperaba leer ese pretérito perfecto wasapero en Mr. Palomo…

Noticias relacionadas


Encuesta

¿Cree que Turismo debe estar en otro ministerio teniendo más peso?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...







Revista Preferente | REPORTUR | arecoa.com | Radio Bellver | kbaTV
Aviso Legal Política de Privacidad RSS Condiciones de suscripción Política de cookies