Logroño-Agoncillo, Aeropuerto

En mayo de 2003 abría sus puertas el nuevo aeropuerto de Logroño-Agoncillo, con lo que se respondía así a la demanda de compañías aéreas, pasajeros, clientes, etc. El nuevo edificio, de planta rectangular, tiene una superficie de 4.000 metros cuadrados repartidos en dos plantas y está construido en hormigón armado con partes de estructura metálica. La pista de vuelos tiene una longitud de 2.000 metros, 45 metros de ancho y márgenes de 7,5 metros a cada lado. En 2017, se gestionaron 20.010 pasajeros y 1.446 operaciones.

Con el patrocinio de: