Nerja, Cuevas de

Nerja (Málaga). Enclavadas entre el paraje natural de los acantilados de Maro y la reserva nacional de caza de las Sierras Tejeda y Almijara, arropadas por las faldas de esta última, se encuentran estas cuevas, que destacan no sólo por su belleza sino por sus interesantes hallazgos arqueológicos, pieza fundamental para comprender una parte de la historia del hombre que vivió en las costas malagueñas. Inauguradas en 1960, fueron descubiertas el 12 de enero de 1959 por cinco jóvenes de la localidad, quienes el día anterior, cuando fueron a coger murciélagos a un pozo que por aquel entonces era conocido como las minas de Maro, entraron a la caverna y percibieron una suave corriente de aire húmedo que, procedente de una estrecha hendidura cubierta por estalactitas, salía hacia el exterior. No sería hasta la segunda visita cuando se dio conocer esta oquedad que primero fue denominada “Cueva de las Maravillas” y posteriormente “Cuevas de Nerja”. Con un desnivel de 70 metros, una temperatura de 20 grados y una humedad del 80 por ciento, pueden apreciarse estalactitas-estalagmitas, columnas, coladas, piñas y uñas, además de pinturas rupestres, grabados, cerámicas y útiles. En2012 se han datado en 42.000 años de antigüedad algunos restos orgánicos asociados a unas pinturas de focas que podrían ser la primera obra de arte conocida de la historia de la humanidad. De confirmarse podrían ser las pinturas más antiguas de la humanidad, además realizadas por neandertales. La visita dura aproximadamente media hora. Cuenta con servicios de bar, restaurante y cafetería y es uno de los grandes atractivos turísticos de Nerja.

Con el patrocinio de: