NEWSLETTER | PUBLICIDAD |
EDICIÓN ESPAÑA

ESPECIAL 25 ANIVERSARIO PREFERENTE - DE 1991 A HOY

Los líderes turísticos que han marcado este cuarto de siglo

Una treintena de líderes han sido recurrentes en las páginas de Preferente en los últimos cinco lustros. La mayoría siguen en primera fila 25 años después, y solo unos pocos quedaron en la cuneta. En ningún otro sector económico se ha visto una permanencia tan prolongada de sus personalidades más insignes.

 

Los grandes hoteleros y sus sagas familiares son el mejor ejemplo de ello. También en el sector aéreo algunas caras son las mismas que hace casi una generación. Y en las agencias de viajes también se mantienen al pie del cañón quienes ya lideraban al gremio hace un cuarto de siglo.

 

Tantos años de competencia a la vez que de asociación han hecho que la principal parte de líderes del Sector haya cultivado unas profundas relaciones personales. El grueso de la familia turística española ha coincidido en su ética, en su forma de ver la vida, en su humildad, y en su capacidad de trabajo excepcional. Ello, aunado a una visión estratégica y un talento sin parangón, se tradujo en empresas internacionalizadas, capaces de plantar cara a cualquier gigante del planeta.

 

En la vanguardia de la calidad y profesionalización, crearon una industria mundial, la de la hotelería vacacional, donde España es referencia y líder hegemónico, mientras en las agencias, ningún actor relevante extranjero ha entrado en el mercado. El talento del país en materia de intermediación turística puede apreciarse con la expansión foránea de las OTAs más punteras.

 

POR QUÉ SIGUEN

 

La razón principal para entender una pervivencia tan excepcional en un negocio que compite a escala planetaria radica principalmente en que el turístico ha sido un sector donde la empresa familiar ha podido conservar un enorme peso. La propiedad ha permanecido en las mismas manos pese a los vaivenes del mercado y los ciclos económicos.

 

En el campo hotelero eso puede explicarse en el vínculo con el inmueble. El pensamiento en estas empresas siempre suele ser más a largo plazo. Además, se arriesgan más pero también se implican más. Y consecuentemente, son las más rentables. El sentido de la propiedad que tiene el dueño de una empresa familiar, en muchos casos adquirido a lo largo de varias generaciones, no es el mismo que el que pueda sentir un inversor que ha comprado para especular o el del máximo responsable que sabe que en muchos casos está en tránsito. No se puede comparar el apego y en muchos casos el sufrimiento de la familias empresarias con la gestión de los presidentes de por ejemplo compañías cotizadas, que nunca se pelearían en público con un fervor tan profundo como el que demostraban los dueños de Air Europa y Spanair en sus años de estar en la cresta de la ola.

 

En la empresa familiar turística, las esposas de los grandes empresarios se involucran en el trabajo diario, incluso de las multinacionales. La viuda de Luis Riu, por ejemplo, fue un pilar en el lanzamiento de la que hoy es la cadena más rentable de nuestro país.

 

A la cónyuge de Miguel Fluxá no le duelen prendas a la hora de dirigir la reforma de algunos de los hoteles de Iberostar en España, y sin cobrar, cosa que sí hacía la de Gabriele Burgio, que vendía amenities a NH cuando el italiano fue presidente de esta hotelera.

 

La consorte de Pablo Piñero ha estado desde el minuto uno de la puesta en marcha de lo que hoy es el Grupo Piñero al lado del empresario murciano, encargándose de diversos cometidos, desde los cobros en un primera época al departamento de decoración en la actualidad, a la vez que contribuyó con su plausible armonía a la integración de sus hijas en la empresa.

 

Los asuntos pendientes del día a día en la empresa familiar son luego debatidos en casa, cosa que no sucede con el mismo ahínco en el otro tipo de empresas. Los directivos colocados por fondos de inversión o capital riesgo saben que están de paso, mientras los empresarios como Amancio Ortega que fracasaron en sus aventuras turísticas como en Occidental no pueden estar tan encima de los hoteles como de Zara, que es su mundo.

 

QUIÉNES ERAN

 

Hace más de dos décadas, los líderes del sector eran Gabriel Escarrer como mayor hotelero del país, seguido de los hermanos Carmen y Luis Riu. En la intermediación los ‘Geos’ eran la referencia junto a la familia Barceló, a Miguel Fluxá y desde el negocio aéreo se hacía un hueco Pepe Hidalgo, mientras Pablo Piñero era el más pujante en la touroperación y con los charter.

 

Los hoteleros catalanes también figuraban en puestos destacados a escasa distancia de los mallorquines. Ejemplo de ellos eran Vallet, Espelt y Molas, Cabrera, y el más famoso y polémico de todos, Joan Gaspart. El centro de atención constante como también basados desde Madrid lo eran Antonio Catalán y posteriormente Gabrielle Burgio.

 

En esos años floreció también una hornada de directivos punteros en las agencias, que se han mantenido en primera fila desde entonces hasta hoy. Eran Gabriel Subías, Herminio Gil, Jesús Nuño de la Rosa, Pepe Duato, Fernando García Rascón, Enric Riera, José María Lucas o los Cursach padre e hijo.

 

En la aviación, además de los dueños de Air Europa y Spanair, los dos presidentes de Iberia más influyentes en estos 25 años fueron Xabier de Irala y Fernando Conte, mientras otros líderes que han merecido muchas páginas en este tiempo han sido Pedro Pueyo, Lázaro Ros, Michael O’Leary y más recientemente Alex Cruz.

 

LOS QUE HAN CAÍDO

 

Pero liderazgos tan sostenidos provocaron que la caída de alguno de ellos fuera muy sonora, y ninguna tanto como la de los ‘Geos’. Gonzalo Pascual y Gerardo Díaz Ferrán coparon las televisiones cuando el grupo Marsans empezaba a hundirse.

 

Su caída fue un ‘shock’ para todo el sector. Nadie podía esperar que en España hubiera una quiebra de esa magnitud. Y nadie pensaba que quebrarían quienes estaban además en ese momento en la cúspide de la CEOE. Ellos mismos también se creyeron inmortales, y ahí estuvo una de las razones que les impidió poner remedio a tiempo a la delicada situación de sus empresas.

 

La otra gran quiebra turística de este cuarto de siglo también dejó finiquitado a otro histórico como Pepe Duato. Con el concurso de Orizonia terminó la carrera de un ejecutivo que había pasado por casi todas las cúpulas turísticas relevantes del país. Otros insignes que desaparecieron de la primera fila del sector fueron Herminio Gil, que fue el ejecutivo turístico más famoso en sus años en Globalia, así como los expresidentes de Iberia Irala y Conte.

 

Hoteleros como Gaspart han conseguido sobrevivir a su manera aunque perdiendo el control de sus imperios, de igual manera que Catalán tuvo que hacer lo mismo vendiendo a Marriott, mientras otros cambiaron de negocio para seguir perviviendo en el Sector, como Pueyo del aéreo a los hoteles, o Burgio de los hoteles a las mayoristas de Alpitour.

 

LOS QUE PERDURAN

 

Fluxá, Piñero o Barceló también fueron ejemplos de agentes de viajes reconvertidos a hoteleros. Un cambio que les generó mucha fortuna sobre todo gracias al Caribe. En los destinos españoles, los hoteleros de relevancia continuaron siendo en Baleares Codolá, Miralles, Carrillo, Roselló, Llull, Amengual, Carrasco o Pascual, mientras en Canarias persisten Eustasio López y en Andalucía, José María Rosell.

 

Los Escarrer se mantuvieron en lo más alto del turismo español gracias a una expansión nacional e internacional sin parangón entre cualquier otra cadena nacional, al tiempo que los Riu cimentaron su crecimiento, además de a la apertura de nuevos hoteles, al acuerdo con Tui, donde en 2004 llegaron a alcanzar hasta el 10 por ciento del mayor grupo turístico mundial.

 

Quien también ha conseguido sobrevivir y manteniéndose arriba ha sido Pepe Hidalgo, gracias a su excelsa gestión de los pedidos de aviones, y a adquisiciones muy baratas, además de por dos ejecutivos como Herminio Gil y Fernando García Rascón, y en los años de crisis, ayudado por las quiebras de dos competidores directos, primero de Spanair, y luego de Orizonia, en una época en la que por poco tiempo cedió el timón a sus hijos.

 

Subías, de su lado, ha continuado en la primera fila de la intermediación por su capacidad para crecer e innovar, como lo demostró en Iberojet, Orizonia y ahora con los Barceló, siendo ininterrumpidamente considerado como el ejecutivo turístico más talentoso -“el alumno más aventajado” en definición de Fluxá- y el que permanentemente cuenta con las mayores perspectivas de seguir escalando por la solvencia de sus proyectos.

 

CÓMO LO HAN CONSEGUIDO

 

Lo que une a la mayoría que tras 25 años siguen en primera fila es obviamente su liderazgo pero también su sentido humano. Han sido visionarios que han reconfigurado modelos, han ido donde nadie se había atrevido, y han atraído a sus proyectos a los mejores profesionales.

 

En muchos casos son generaciones los que han inculcado a sus herederos el buen hacer empresarial -los Riu, los Fluxá, los Barceló, los Matutes…- y en otros han sido valientes pioneros con gran ambición -Escarrer, Piñero o Hidalgo- y un concepto del riesgo a la vez muy medido. Hacerse millonarios no les cambió en su más profundo ser, y pocas empresas extranjeras pueden presumir como las españolas de contar con una casta empresarial como la nuestra, hecha a sí misma, con humildad y sin ni siquiera chóferes, ya que en su mayoría hoy van cada uno de ellos conduciendo sus coches a sus respectivas oficinas, algo impensable en Norteamérica.

 

La especialización junto a internacionalizarse llevó a los más grandes líderes del Sector a ser hoy una referencia mundial. Antepusieron el beneficio común al privado en sus emprendimientos. Sus historias de éxito no dejan de ser estudiadas en escuelas de negocio de todo el planeta, mientras en su tierra no se sabe apreciar la trascendencia histórica de su obra.

 

LO QUE SIGNIFICAN

 

Esta serie de empresarios excepcionales han colocado a España en la elite mundial del sector con más futuro global junto al tecnológico. Así lo acreditaba un informe del Ministerio de Asuntos Exteriores en una lista de 61 sectores donde el país es líder mundial, y en ella solo el fútbol -gracias al Real Madrid y al Barcelona- y la hotelería vacacional disfrutan de una posición tan abrumadoramente hegemónica.

 

En el examen más exigente, el de la calidad del cliente estadounidense, las grandes hoteleras nacionales suelen arrasar en los premios más lustrosos del turismo mundial, los que concede el mayor touroperador de EEUU, Apple Vacations, poniendo de manifiesto más el aporte que hacen a la ‘Marca España’ las cadenas vacacionales del país, de largo las mejores del mundo en ese segmento.

 

Su mérito se aprecia en que en un segmento tan rentable ninguna gran hotelera de todo el planeta ha sido capaz de apenas lograr una cuota mínimamente reseñable, y las únicas con algo de empuje en este nicho son las comandadas por españoles con pasado en cadenas del país.

 

Los grandes líderes del Turismo español son telefoneados y recibidos por jefes de Estado, algo que solo ocurre en el país con los presidentes de los dos mayores equipos de fútbol o con excepciones muy puntuales de los mandamases del Banco Santander, Telefónica o Repsol.

 

SUS PLANES

 

Pero lo logrado hasta hoy por los número uno del turismo vacacional no va a quedarse aquí, pues piensan adentrarse de nuevo en lo desconocido. La expansión en Asia emerge como el proyecto estrella para los próximos años. Con ella, el resto de grandes cadenas seguirían a Meliá y se volverían globales.

 

Dubai y China están siendo las puertas de entradas al continente del futuro. Ya hubo tentativas en este sentido hace años, pero aprendieron de los errores y ahora obviamente buscan no repetirlos. Están asociándose por tanto con socios locales, como Meliá, Barceló o NH, o cuentan con el apoyo de Tui como en el caso de Riu.

 

También las cadenas están buscando crecer en las ciudades más vacacionales y en países con cultura afín a la española. En ello se enmarca la ofensiva por Estados Unidos, comenzada en Miami y continuada por Nueva York, con el afán de atraer al consumidor hispano, de igual forma que el interés es estar presentes en las tres o cuatro grandes capitales turísticas de Europa.

 

Los emisores también están en pleno proceso de internacionalizarse en mercados con relación histórica o integrándose en grandes grupos. Las OTAs ya lo hicieron hace años, y ejemplo de ello son Logitravel en Brasil y Europa, Destinia en Oriente Medio, o eDreams y Rumbo por Europa, así como Atrápalo en América Latina.

 

LA HERENCIA

 

Con todo ello, la prevalencia de España como líder mundial en el turismo vacacional parece asegurada, a excepción de la oportunidad perdida en la aviación, con la futura venta muy probablemente a extranjeros de la única gran aerolínea nacional que queda. Los herederos de las grandes cadenas familiares dan muestras de valía suficiente como para seguir agrandando sus imperios. Algunos tienen la formación de la que carecieron sus padres, al tiempo que han legado la visión de estos y su capacidad de trabajo. También, la ausencia de ego ni complejos personales ni la necesidad de reconocimiento que condicionen para mal la trayectoria de sus empresas.

 

En los próximos años es inevitable que haya cambios en un sector en el que apenas ha habido variaciones significativas en cuanto a sus actores principales en comparación con lo ocurrido en otras industrias. No obstante, no parece que sean de calado, pese a las desorbitadas ofertas que en los últimos tiempos los gigantes extranjeros han venido haciendo por las más grandes cadenas españolas.

 

Hoy sí, junto a los herederos familiares de las hoteleras, hay también una nueva generación de directivos que tomen el relevo de otros históricos. Algunos de ellos en España -Rafael García Garrido, José Rivera, Amuda Goueli…- y otros en el extranjero -Christian Kremers, Alex Cruz, Javier Coll, Jordi Pelfort, Rafael Torres…-. El talento español domina el turismo vacacional, y solo la falta de liderazgo político y de visión pública es una amenaza para el porvenir de la industria.

 

– Del hito del Caribe al colapso del urbano

– De una aviación pública al dominio noreuropeo

– La reinvención de las agencias ante el tsunami tecnológico

– Evolución del cliente y el marketing turístico en 25 años

 – La tercera revolución turística que supuso internet

Un cuarto de siglo desde dos hitos que transformaron el Turismo

– El 25 aniversario de la revista Preferente reúne a la flor y nata del turismo

– Preferente rememora sus 25 años con las noticias que han marcado al Sector

OPINIÓN: 25 años de altos vuelos



Ordenar:   nuevos | antiguos | más valorados
Faltan unos cuantos y alguno de los nombrados ya veremos si llegan a ser importantes de verdad

Dos que faltan, uno importantísimo, José A Tazón de Amadeus, y el segundo Ovidio Andrés de Logitravel.

david

Y Amancio Lopez Seijas????.

MARTA

“Subías, de su lado, ha continuado en la primera fila de la intermediación por su capacidad para crecer e innovar”

Innovar en qué???? me lo explique. Sólo hay que ver los dinos de los que se rodea.
Ovidio innovó y no lo ponen… yo flipo con el criterio

Noticias relacionadas


Encuesta

¿Quién le gustaría que comprase Norwegian Air Shuttle?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...







Revista Preferente | REPORTUR | arecoa.com | Radio Bellver | kbaTV
Aviso Legal Política de Privacidad RSS Condiciones de suscripción Política de cookies